Cuando un ictus estuvo a punto de arrebatarnos a Joaquín Sabina

Respecto al ictus, los dioses se lo montaron bien con Sabina, pero quedó una infame secuela que se llamó depresión, que recluyó al cantautor en su casa. El silencio fue insufrible.

Leer más