Joaquín Campos: “Una antimujer es una feminista extremista y exaltada”

El poeta, recitando | Facebook de Joaquín Campos/Charo Alonso

Joaquín Campos (Málaga, 1974) me dijo una vez que escribir es el ejercicio más importante de su vida. Su último libro, Maëlys y todas las mujeres (Canalla, 2017), está inspirado en/motivado por todas esas féminas que no acabaron compartiendo fluidos con el poeta –excepciones aparte-. El poeta, realista sucio, nos sitúa en un ecosistema libertario, efervescente, caótico y oriental. Escribe, como Baudelaire, partiendo de la experiencia. En sus versos encontramos amor a corto plazo, reproches, cinismo y pornografía. Todos estos ingredientes orbitan en torno a esa venus que, como dijo Rubén Darío, sin ella, “la vida es pura prosa”.

P: Joaquín, creo que era Baudelaire quien reivindicaba la poesía empírica. Por ejemplo: si escribes de los bajos fondos, debes conocer los bajos fondos. ¿Tú eres de esa escuela?

R: Absolutamente. Nunca he comprendido a los periodistas deportivos que hablan del dopaje en el ciclismo sin que ellos se hayan inyectado clembuterol y se hayan puesto a pedalear cuesta arriba. Acabo de escribir un reportaje sobre prostitutas camboyanas enganchadas al ice, que es una metanfetamina fortísima, y hasta aquí puedo leer.

P: ¿Quién es/fue Maëllys?

R: Maëlys no es nadie. O sí que lo es, pero no tiene la menor importancia a estas alturas. Lo que sí debo reconocer es que en su día fue una importante fuente de inspiración para mi escritura. Ante su presencia comprobé que todo aquello que yo admiraba manaba poesía. Fueron sólo unos días. Los suficientes para que el poemario tomara forma. Sólo antes de la relación, en la previa atracción, se genera algo contundente. Porque tras el momento que todo ese milagro se corrompe la admiración previa pasa a ser constante desesperación por querer más y más. El amor desaparece cuando lo alcanzas; se troncha. O al menos, se transforma en otra cosa mucho menos ilusionante. Yo nunca toqué a Maëlys. Por lo que me salvé.

P: ¿Qué es una mujer?

R: ¿No querían igualdad? Pues una mujer nunca será más o menos un hombre. O viceversa. Lo bueno de la igualdad mal comprendida es que nunca conseguirá que me guste un hombre tanto como una mujer; por mucho que deseen igualarlos. Por lo que para mí, que soy heterosexual, una mujer es una atracción constante.

P: ¿Y una antimujer?

R: Por ejemplo, una feminista extremista y exaltada. El poema con ese título, “Antimujer”, se refiere a una lesbiana que nunca dijo que lo era. Debe saberse que la editora de Maëlys y todas las mujeres se llama Inés. Y esto refuerza mi manera de entender estos extrañísimos nuevos fenómenos sociales que nos intentan imponer. Que me edite una mujer refuerza mis teorías al respecto.

P: ¿Qué ofrece Bangkok como ecosistema poético?

R: He sido incapaz de escribir un mal poema en Bangkok, que yo recuerde. Haber tratado hasta hace pocos días un macabro asesinato no ha ayudado mucho. Y sin embargo, sí lo he conseguido en Camboya, Japón… hasta en Pekín, donde bajo una insolente e imponente nube tóxica he escrito dignos versos. Entre tanta devastación sus chopos se asoman como milagros, aseguro.

P: Háblame de tu viaje a Nueva York.

R: En medio de mi mayor crisis económica una amiga/mecenas me deja su apartamento en pleno Manhattan y subvenciona mi viaje en avión para que dé forma a un nuevo proyecto literario en el que prometo darlo todo. Que lleve por título ‘Últimas Esperanzas’ ya es un aviso a navegantes. Tras veinte días en Nueva York, disertaré en varias ciudades colombianas y mexicanas, intentando pasar a mi propia historia. Sólo se vive una vez y el tiempo corre en nuestra contra.

Comenta con tu usuario de Facebook

comments

Jesús F. Úbeda

Jesús Úbeda nace en 1989 en Ciudad Real. En 2006 se traslada a Madrid, donde vive. Licenciado en Periodismo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Al utilizar nuestro sitio web, usted consiente el uso de cookies de acuerdo con nuestra política de cookies. Obtenga más información sobre: cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies