‘Quimeras y otras realidades’, de Inconscientes: un trueno de rock con solera

Portada de ‘Quimeras y otras realidades’ | Dromedario Records

La buena gente de Dromedario Records está empeñada en hacer fracking musical y, desde su insultante modestia, brindan al respetable discos donde los conceptos “tiempo”, “talento” y “libertad” sobreviven mejor que en los grandes almacenes. Los últimos en pasar por su –bendito- aro son los Inconscientes, banda formada por Jon Calvo –voz y guitarra- y los extremoduro Iñaki ‘Uoho’ Antón –guitarra-, Miguel Colino –bajo-, José Ignacio Cantera –batería- y Aiert Erkoreka –teclados-. Acaban de publicar Quimeras y otras realidades, un disco de…, cómo se llama…, ehmmm…, sí, este género que se hace tan poco en España –no hay ironía en esto, lo juro-, ¡ah, eso! ¡Un disco de rock!

Quimeras y otras realidades, desde un punto de vista formal, es un disco doble; sin embargo, cada CD posee un discurso propio, cuasi independiente. A ver si me explico: Inconscientes han parido mellizos, pero no gemelos. Otras realidades es un petardazo comunitario, un huracán que te transporta a un concierto de sala y que te invita/obliga a saltar, desgañitarte, girar el cuello y alzar el brazo –en plan rockero, no nazi-. Quimeras no genera tanta adrenalina –con la excepción plateresca de “Empieza la función”-, suena más bluesero, tranquilo e intimista.

Me resulta inevitable una –breve, puesto que conviene remarcar la independencia de cada grupo- relación entre Inconscientes, el proyecto paralelo de Robe y Extremoduro. Los dos primeros son partes sabrosísimas de una tortilla española impresionante, poderosísima y legendaria. Sin embargo, sin renunciar a su esencia, tanto la patata –Robe- como los huevos –Inconscientes, y perdón por el símil- han buscado y encontrado sabores diferenciados, genuinos y muy apetitosos. Así, si Robe ha sacado punta a su lado más personal y reflexivo, Inconscientes ha optado, en general –ya he dicho que el segundo CD es más pausado-, por el trueno, por la catarsis.

Así, en Otras realidades pegan fuerte “Otra realidad” –me gusta mucho el verso “Quiere dibujar otra realidad y ganar la partida a la vulgaridad”: yo también intento estar en esa guerra-, “El último hombre libre” y “No te detengas” –con un solo de guitarra espectacular-. “Polvo eres” tiene un algo de Platero y, haciendo honor a su nombre, “Jugando” es un instrumental divertidísimo. Por su parte, en Quimeras destacan “Cacareo”, un blues solemne cargado de desamor, “Mi desierto” –quizá, la pieza que más se acerca al Extremoduro de Material defectuoso– o la pacifista “Sin fronteras”, donde Calvo canta: “Sólo hay que creer en gentes que no crean”.

Para concluir, digo que me gusta mucho lo nuevo de Inconscientes, sobre todo, porque tienen muy claro su discurso artístico. Saben lo que quieren decir/cantar/tocar, y lo hacen a las mil maravillas. El directo promete –en Madrid, el 31 de marzo, en la Sala Penélope-. Tictac.

Comenta con tu usuario de Facebook

comments

Jesús F. Úbeda

Jesús Úbeda nace en 1989 en Ciudad Real. En 2006 se traslada a Madrid, donde vive. Licenciado en Periodismo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Al utilizar nuestro sitio web, usted consiente el uso de cookies de acuerdo con nuestra política de cookies. Obtenga más información sobre: cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies