Bunbury nunca toca por cumplir

Bunbury, en el Teatro Barceló | Jose Girl
Bunbury, en el Teatro Barceló | Jose Girl

Este miércoles, en el Teatro Barceló, antigua Pachá, Bunbury celebró 30 años de mutaciones –de eso va la gira- y 50 de los 40 Principales –la emisora organizaba la cosa-. Hace unos días, publiqué una crónica del concierto de Zaragoza y conté que el evento fue épico, memorable y emotivísimo. El show que disfrutamos en Madrid no fue tan de cantar de gesta, pero, aún así, sorprendió para muy bien en cuanto a duración, intensidad y compromiso. No fue un mero trámite. El cantante –a Dios gracias- se excedió, vulneró los límites, tuvo que “destocar” tres canciones porque se pasó con el tiempo. Y eso, el respetable, que se entregó en voz y alma, lo agradeció. Lo que vimos/escuchamos en el Barceló no fue un trámite, sino una exhibición pelín reducida de un espectáculo que, en suelo patrio, muere este sábado –en el Dcode-, emigra a América, y concluirá para dar paso –y esto me encanta- a un nuevo disco, con canciones inéditas, que, en palabras del propio Enrique, “serán más oscuras” y está “deseando grabar”.

El guion del concierto fue mellizo al de Zaragoza, si bien no gemelo: amén de los obligados –y escasos- recortes, la tropa se topó con “Ódiame” –ya contamos que sonó en la prueba de sonido del Príncipe Felipe-. Hubo un recuerdo previo a Joaquín Luqui. Volaron un par de botellas –sin violencia, eh- desde el escenario hacia la zona VIP y hacia la arena. El sonido fue, como poco, notable. El público se manifestó vivo, bravo y agradecido. Todos acabaron/acabamos contentos.

Sólo una cosa más –el texto de hoy es breve-: tomemos conciencia de lo que es Bunbury. Soy de los que lo escuchan casi a diario, pero, cuando uno está cerca, cuando uno repite el plato de sus directos y se empapa del arte que ofrece en la distancia corta y tangible, etc., la admiración, como poco, sube un par de grados. Caray, es un verdadero gigante, está en plena forma, su ritmo de producción es generoso en extremo –2013: Palosanto; 2014: gira; 2015: El libro de las mutaciones; 2016: gira- y quienes tenemos hambre y sed de música en español de calidad tenemos un clavo magnífico al que agarrarnos.

Algún talibán indie o algún comisario político disfrazado de crítico musical dice lo contrario.

Pues ni puñetero caso.

El sábado termina la etapa española del Mutaciones Tour. Aún están a tiempo. Aprovechen.

Comenta con tu usuario de Facebook

comments

Jesús F. Úbeda

Jesús Úbeda nace en 1989 en Ciudad Real. En 2006 se traslada a Madrid, donde vive. Licenciado en Periodismo.

Un comentario sobre “Bunbury nunca toca por cumplir

  • el 8 septiembre, 2016 a las 3:54 pm
    Permalink

    Lamentablemente no he podido hacerme con entradas xa los 2 conciertos q has realizado en Madrid, sinceramente no esperaba q fuera en teatros (entradas muy limitadas, lamentablemente) espero con mucha ansia tu próximo concierto y espero q sea en un local donde todos tus seguidores podamos adquirir una entrada y bailar y cantar con nuestro gran maestro q soys vos, busca locales o más días d concierto xa poder disfrutar d vos…..os echo d menos. Junto a vos he entrado a un quirófano xa determinar con mi cáncer 2012/ licenciado Cantinas) y cuando terminé con mi tratamiento con Palo Santo Tour, estuve a tu lado….y necesito volver a estarlo, una admiradora q no puede dejar d admirarte….. eres un gran hombre, un genio…..y sobre todo un gran maestro, te admiré, te admiro y te admiraré siempre. GRACIAS X EXISTIR

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Al utilizar nuestro sitio web, usted consiente el uso de cookies de acuerdo con nuestra política de cookies. Obtenga más información sobre: cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies