Código Bushido: “En ‘La batalla de los coros’ me hice de uno de mis mejores amigos, Mikel Erentxun”

Código Bushido presentó en la Ciudad de México las canciones de su nuevo disco. | Facebook del artista.
Código Bushido presentó en la Ciudad de México las canciones de su nuevo disco. | Facebook del artista.

El origen de lo importante a veces se encuentra en lugares insospechados. Por ejemplo, un niño descubre su vocación en largos viajes por carretera atravesando España, pues su propia voz se vuelve antídoto contra el aburrimiento en un automóvil con una radio inservible. Éste fue el origen de la vocación musical, según nos cuenta él mismo, de David García, joven cantante de origen vasco quien estuvo recientemente en México para promocionar el que será el tercer disco de su trayectoria y el segundo como Código Bushido, nombre de su proyecto en solitario.

Los viajes y la música han marcado, pues, el camino de David García. ¿Cómo no sería así si un automóvil fue su primer escenario? Después de esto, claro, vinieron otras cosas: la influencia musical de su hermana mayor, quien le abrió los oídos a la ola de rock español que reinó en los años ochenta: Duncan Dhu, Gabinete Caligari, Jaime Urrutia, Héroes del Silencio… En estos artistas, David formó su gusto definitivo por el pop rock que seguiría escuchando y cultivando en los años venideros. Otra de las cosas que marcó su trayecto fue su participación en el concurso de televisión español La batalla de los coros, en donde, además de llevarse, junto con su equipo, el primer lugar, conoció a Mikel Erentxun —voz de Duncan Dhu—, quien se convertiría en uno de sus más entrañables colaboradores y amigos.

Con Código Bushido, David García continúa su historia de viajes y música. Eso explica que México haya sido la geografía elegida para la presentación del disco, pero que el origen del mismo se encuentre en otro lugar, más lejano… Sobre esto y varias cosas más hablamos con David García, en la entrevista que tuvimos con él la semana pasada y que les compartimos ahora.

David García es Código Bushido. | Facebook del artista.
David García es Código Bushido. | Facebook del artista.

P: ¿Cómo ha sido el salto geográfico entre ser del País Vasco, componer el disco en Japón y luego presentarlo en México?
R: Como dices, soy del País Vasco que, comparado con esta megaciudad, es como un pueblito y, bueno, allí es donde vivo. Me parece que es una ciudad muy cómoda; puedes ir prácticamente andando a todas partes y tenemos muy buena comida. En concreto donde yo vivo, San Sebastián, es una ciudad muy bonita, con tres playas. Como ya había grabado mis dos discos ahí, pensé que tenía que hacer algo diferente. Como sabes, mi nombre artístico es Código Bushido. El Bushido es una especie de normas éticas que usaban los samurais en el antiguo Japón; me encanta el rollo japonés. He viajado mucho, pero no había estado en Japón. Entonces, me di el capricho del viaje y, además, me sirvió un poco de inspiración para escribir este nuevo disco. La verdad es que me salió redonda la jugada y me fascinó Tokio. Tiene un montón de rincones mágicos, de parques, de zonas, de templos… Es un sitio que, desde luego, se lo recomiendo a todo el mundo. A Japón hay que ir; es una cultura fascinante. Estuve como tres meses ahí y me volví a casa con un cuaderno lleno de letras y el móvil lleno de melodías. A partir de ahí, en San Sebastián hice una maqueta. Luego, sí que grabé el disco en Madrid, en un estudio también muy bueno; se llama Estudio 54. Un lugar que yo pensaba que era inalcanzable para mí porque es un estudio donde han grabado artistas como Julieta Venegas, Fangoria —la artista española— y se han mezclado varios discos de Enrique Iglesias, o sea, es un lugar fuera de mis posibilidades. Pero el caso es que hablé con el propietario del estudio, nos llevamos muy bien y ahí estuve casi dos meses y medio grabando el disco.

P: ¿Describirías tu propuesta musical como rock?
R: Sin duda. Este disco está lleno de guitarras. De hecho, igual hasta me he pasado. En el estudio hemos grabado en cada canción como más de tres o cuatro guitarras, dobladas; una locura, rock total.

P: ¿Mikel Erentxun [voz de Duncan Dhu] fue tu productor para el nuevo disco?
R: No, fue para el disco anterior. Yo salía de un proyecto de mi primer disco y, entonces, Mikel me dijo: “Oye, David, si te parece, podemos grabar una maqueta en mi casa”. Así lo hicimos. El que era su guitarrista, Rubén Caballero, cogió las riendas del proyecto y con él grabé Cien flechas, el segundo disco.

P: ¿Qué te dejó tu participación en el programa La batalla de los coros?
R: Te voy a contar brevemente la historia. Fue nada más grabar mi primer disco con una banda que tenía y el caso es que me llamaron de la televisión. Yo al principio fui muy reacio a este tema porque me parece sinceramente que son una mierda de programas y que no aportan nada. Hay gente que va ahí a hacer karaoke… no sé, no me gustan. El caso es que me lo explicaron y me lo pintaron de otra manera. Me dijeron que iba a tener un coach, una especie de director que iba a dirigir las canciones. Se trataba de Mikel Erentxun. Pensé, entonces: “Me gusta mucho la carrera de Mikel, lo admiro como artista. Si él se ha metido aquí, pues adelante”. La verdad es que aprendí bastante y, encima, lo ganamos —y era un concurso en la tele a nivel nacional. Luego nos recibió el alcalde en San Sebastián y muy bien. Y no te he contado lo más importante, que es que me hice uno de los mejores amigos de mi vida que es Mikel. Entonces, sin duda, resultado positivo.

P: ¿Desde cuándo estás en el ambiente musical?
R: La verdad es que llevo cantando toda la vida. En España es muy común ir a veranear al sur y es un viaje muy malo, que son como ocho horas o nueve. Recuerdo que, cuando me iba con mis padres de vacaciones, la radio no funcionaba en el coche. Entonces, me pasaba nueve horas en el coche cantando. Mi padre me decía: “Tú vas a ser cantante, seguro”. Luego, en el instituto, no me gustaba estudiar y me escapaba; un amigo tenía un grupo —te hablo ya con catorce años— y nos íbamos de clase al local. Recuerdo que el primer día que llegué al local, fue coger el micrófono, ver cómo sonaba aquello, la batería, la guitarra… y dije: “¡Ostras! ¿Esto qué es?”. Estuve emocionado como cuatro días seguidos; no dormí esa noche. Estaba pensando: “Yo esto no lo suelto y, sin duda, esto es lo que quiero hacer”.

P: Pero, si no fueras músico, ¿hay otra cosa a la que te gustaría dedicarte? ¿Hay otras cosas que también te apasionen?
R: Pues mira, me apasiona la tecnología. Soy un auténtico geek, un freaky. Me encantan los videojuegos y soy un loco de la tecnología. De hecho, bueno, pues no tiene mucho glamour decir esto, pero arreglo ordenadores, monto redes y, vamos, cualquier cosa relacionada con la tecnología, pues la verdad es que está mal decirlo, pero se me da bastante bien.

P: ¿Has tenido oportunidad de escuchar algo de música mexicana o latinoamericana que te haya gustado?
R: Esto igual es vergonzoso que lo diga, pero con este viaje he conocido a Soda Stereo y a [Gustavo] Cerati. Yo creo que en España tenemos muchos fallos; me da la impresión de que mucha música española llega a México o a América Latina, pero no la música latina llega a España. Es como que nosotros exportamos, pero no importamos.

P: ¿Por qué elegiste “No sé qué hacer contigo” como el single del disco?
R: La verdad es que la hemos liado un poco con este asunto porque, realmente, no es el single; el single es “Corazón sin ley”, un videoclip que voy a grabar en la próxima semana. Sin embargo, debido a la presentación que vamos a tener en el Foro del Tejedor este domingo 28 [de agosto], no puede ser que venga la gente al concierto sin haber escuchado ni una canción. Entonces, hemos sacado este nuevo formato que están utilizando muchos grupos y artistas, que se llama video lyrics y hemos sacado la semana pasada un tema —“No sé qué hacer contigo”— y mañana sale otro —“Para siempre”. Entonces, son un par de canciones un poco de demostración; no son el single. Son, simplemente, una especie de carta de presentación para darnos a conocer.

P: ¿De dónde viene el título de la canción, “No sé qué hacer contigo”?
R: El disco tiene doce canciones y todo es autobiográfico. Se me da más fácil escribir sobre mi propia vida. Esto de “No sé qué hacer contigo” es de una chica con la que estuve hace años, a quien recordé estando en Japón porque encontré una tienda de una serie de cosas que sé que le gustaban mucho a ella. Era una chica adorable, lo que pasa es que yo estaba iniciando un negocio en aquella época y ensayando mucho y no sabía qué hacer con ella. Entonces, pues, de ahí viene el título y el estribillo.

P: ¿Qué canción tuya le recomendarías a alguien que no te ha escuchado?
R: Del nuevo disco recomendaría “Corazón sin ley”, que es el single; me parece un temazo. Podrían escuchar también el single del disco anterior, “Cien flechas”, una canción más pop, pero está muy bien también. Me gusta. Estoy muy orgulloso también de esa canción.

Comenta con tu usuario de Facebook

comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Al utilizar nuestro sitio web, usted consiente el uso de cookies de acuerdo con nuestra política de cookies. Obtenga más información sobre: cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies