Sobre crítica (musical) y “¿Por qué el mundo odia a Coldplay?”

Un crítico musical se preguntó “¿Por qué el mundo odia a Coldplay?” | Revista Vice.
Un crítico musical se preguntó “¿Por qué el mundo odia a Coldplay?” | Revista Vice.

Este texto hablará de otro texto, uno de esos que se encuentran en una tarde de ocio en Facebook o algo así, pero que terminan por ser reveladores o, al menos, estimulantes.

¿Cuál es el texto? Se llama “¿Por qué el mundo odia a Coldplay? ¿Dónde se publicó? En la sección musical de la revista Vice, en medio otros artículos, muchos de los cuales están dedicados a tratar temas “curiosos” —por no decir “morbosos”— y a “rankear” canciones, artistas o sucesos musicales alrededor de temas como “Una breve historia de músicos que piensan que su música es una mierda” o “69 canciones que definitivamente son sobre coger”. ¿Cuándo se publicó? Poco después del cierre del Super Bowl —el 7 de febrero de este año—, evento en el que, por cierto, la banda referida en el título estuvo a cargo del espectáculo de medio tiempo. ¿Quién lo escribió? Un tal Ryan Bassil, quien es editor en Vice y quien tiene montones de textos que giran en torno a temas de la cultura musical “pop” contemporánea —específicamente, anglosajona. El texto, cabe aclarar, es una traducción de un original en inglés.

Situado el texto, es más fácil ver el desde dónde dice lo que dice y cómo hace lo que hace. A grandes rasgos, se trata de una crítica a la crítica musical o, al menos, a un tipo de crítica musical que se enuncia desde un sitio arrogantemente superior, pero encubierto. Ryan Bassil desarrolla esto a partir de la (aparente) paradoja entre el éxito mundialmente masivo de Coldplay y el despreciativo trato que el trabajo de esta banda recibe por parte de la “crítica seria”. Esto se anuncia desde el título del texto “¿Por qué el mundo odia a Coldplay?”, pero se complementa con algo que se menciona después: “[…] si satisfacen a 80 millones de personas”. Como se ve, esta cuestión conlleva otras tan viejas e irresolubles como el desfase entre el “gusto popular” y el “buen gusto”.

Sin embargo, el autor no se centra en esto ni trata de argumentar quién está mal y quién está bien. Lo que hace, con mucho humor y desparpajo, es llevar la cuestión al ámbito “personal”, ése del que nadie se puede salvar. El autor se pregunta y nos pregunta: “Pero cuando los odiamos [a Coldplay], ¿estamos simplemente aceptando que queremos experimentar más de esta vida? ¿O estamos negando el hecho de que también nosotros sentimos estas emociones —promedio, pero no por eso menos significativas— diariamente, muy profundo de nuestros seres? Creo que es un poquito de ambas cosas.”

¿La crítica y las emociones? Sí. ¿La apreciación musical y la vida que hemos llevado? También. ¿La crítica y el deseo? ¡Siempre! Pero, aclaremos, no se trata de una apología de la relativización total, de que todo es “bueno” y que, por lo tanto, la crítica —musical, literaria, artística… política— no sirve para nada. Lo que el artículo de Ryan Bassil hace es señalar tan sólo uno de los aspectos que se ponen en juego en el ejercicio de la crítica; es decir, el lugar (no sólo contextual, sino “moral”, por decirlo de algún modo) desde el que escribe el crítico y los valores previos —“prejuicios”— que guían de manera implícita —e incluso encubierta— las apreciaciones subjetivas que se enuncian con bandera de juicio objetivo absoluto.

Más allá de discutir la reivindicación de Coldplay, el artículo resulta una buenísima lectura tanto para los que escriben crítica musical como para quienes la leen y, después, emiten opiniones y hacen elecciones con base en ella. Ampliamente recomendado queda, pues, “¿Por qué el mundo odia a Coldplay?”. Para sacarle más jugo a la lectura, por cierto, se recomienda también cambiar el nombre de la banda inglesa por cualquier otro de los fenómenos musicales que hemos, nosotros mismos, odiado…

Comenta con tu usuario de Facebook

comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Al utilizar nuestro sitio web, usted consiente el uso de cookies de acuerdo con nuestra política de cookies. Obtenga más información sobre: cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies