“I Threw It All Away”, Bob Dylan y un encargo de Dios (bien hecho)

Dylan, en el concierto de la isla de Wight (1969) | indiewire.com
Dylan, en el concierto de la isla de Wight (1969) | indiewire.com

Combato el pegajoso y contaminado calor del estío madrileño a base de zumo de naranja concentrado, un ventilador postfranquista y con el Nashville Skyline (1969) de Bob Dylan a tope. Quizá esto último sea un sinsentido: Nashville Skyline es un disco de country y, no sé usted, querido lector, pero yo, atado a la boina y al tópico, relaciono el género con los vaqueros, las plantas correderas y, ay, las altas temperaturas. El caso es que me está sabiendo mejor que un gin tonic bien preparado, y, al fin y al cabo, ¿qué culpa tengo yo?

En su noveno álbum de estudio, Dylan canta, desde un punto de vista técnico, mejor que nunca. Él lo atribuía a que había dejado de fumar. Me recuerda a un Jim Morrison solemne y pelín acatarrado (el de Duluth tiene una voz más nasal que el líder de The Doors). Producido por Bob Johnston, el trabajo incluye una magnífica versión de “Girl From The North Country” junto a Johnny Cash, la conocidísima y maravillosa “Lay, Lady, Lay” y (aquí es donde me quiero centrar) la primera canción en la que el cantautor se arrepiente de haber roto con una tipa: “I Threw It All Away”.

Dylan es un genio de la confusión, de la referencia imposible y del jeroglífico indescifrable. Pero también es un magnífico constructor de canciones sencillas. Domina el juego directo, las ecuaciones de primer grado, la estructura ‘Sujeto-Verbo-Predicado’. Ahí es donde encaja este cantar arrepentido, grave y desesperanzado, este testamento culpable de alguien que fue “cruel, la traté como un loco, lo tiré todo por la borda” y que fracasó a la hora de amar:

Love is all there is,
it makes the world go ‘round,
Love and only love, it can’t be denied.
No matter what you think about it
You just won’t be able to do without it.
Take a tip from one who’s tried.

Un enamorado ilustre del Nashville Skyline es Nick Cave. Precisa el artista australiano sobre “I Threw It All Away”:

“Es mi canción favorita de Dylan. La producción es limpia, fluida y pura. En la voz de Dylan, en el fraseo, en el tono, hay más soltura e inocencia que en ninguna otra de sus grabaciones, anteriores o posteriores (…). Escuchamos a un tipo que hace el trabajo que Dios le ha encargado en la Tierra, y lo hace bien”.

Comulgo con el líder de los Bad Seeds.

“I Threw It All Away” no ha sido una de las piezas más habituales en los directos de Dylan (sólo ha sido interpretada 48 veces), pero sí que ha sido incluida en sus giras más relevantes. La primera vez que sonó en vivo fue en The Johnny Cash Show, emitido desde el Ryman Auditorium de Nashville (Tennessee) el 1 de mayo de 1969. También sonó en el famoso concierto de la isla de Wight con The Band, en el mismo año (show recogido en The Basement Tapes Sampler: The Bootleg Series, Vol. 11), en la imponente Rolling Thunder Revue (la podemos escuchar en Hard Rain) y en la Never Ending Tour, interpretándola por última vez el 2 de mayo de 2002, en Rotterdam.

Escuchamos/vemos a Dylan cantándola en el show televisivo de Johnny Cash.

Comenta con tu usuario de Facebook

comments

Jesús F. Úbeda

Jesús Úbeda nace en 1989 en Ciudad Real. En 2006 se traslada a Madrid, donde vive. Licenciado en Periodismo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Al utilizar nuestro sitio web, usted consiente el uso de cookies de acuerdo con nuestra política de cookies. Obtenga más información sobre: cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies