Bruce Springsteen en el Bernabéu: los superhéroes existen

Springsteen en el Bernabéu, este sábado | Imagen de vídeo
Springsteen en el Bernabéu, este sábado | Imagen de vídeo

Tiene Bruce Springsteen (Long Branch, Nueva Jersey, 1949) un aura como de superhéroe invencible, de hombre bueno y noble. Si Nick Cave es el caballero oscuro del rock, The Boss es el caballero blanco, un líder de masas, un tipo que se acerca/mezcla/abraza con sus admiradores, que saca a los críos y les hace o bien llorar de emoción, o bien les cuelga una guitarra y les saca a bailar en “Dancing in the Dark”.

Lo de Springsteen en el Bernabéu fue un chute de adrenalina glorioso, aunque los elementos destiñeran, una miaja, la hazaña. La gestión de las entradas fue nefasta y pirata. El acceso al recinto fue lento –seguía pasando gente mientras sonaba “The Ties That Bind”, la cuarta canción-. Y el sonido fue, caray, bastante regulero –cómo sonaban los coros, cómo sonaban…-.

Ocurrió, sin embargo, que nuestro caballero blanco, pese a lucir un vestuario negro y gris, junto a su impecable y perfectísima The E Street Band –qué potencia la de Max Weinberg en la batería, qué locura la de Nils Lofgren con su guitarra eléctrica, qué elegancia tan viva la e Roy Bittan en el piano y los teclados-, más que la Armada Invencible, fue la tormenta. Con mucho trueno. Con mucho viento huracanado y fuerte. El arranque fue una bomba cargada de protones, neutrones, etc., con “Badlands”, “My Love Will Not Let You Down” y “Cover Me”, como diciendo “yo soy Bruce Springsteen, desciendo de Thor”. El discurso real fue más sencillo: “Hola Madrid. Estamos encantados de tocar en una ciudad tan bonita”, o algo así.

Las canciones de The River asomaron a la cuarta, ya digo, y si no bien con timidez, puesto que, en ellas, la comunión cantante-banda-público fue espectacular, sí que el disco que, en teoría, (re)presentaba en directo, ocupó un papel secundario en el set-list global del show: sólo siete canciones –en EEUU, The Boss interpretaba el disco entero-, siendo Born in the USA el álbum del que más echó mano, tocando nueve. Ha habido quien se ha quejado por esto. Es como si esperases en el menú una ración de jamón ibérico y, en su lugar, sí, encontrases un par de lonchas, pero el plato principal fuera un solomillo. ¿Es esto malo? Hombre, pues no sé…

Cuando sonó “The River”, el Bernabéu se convirtió en una constelación hortera de teléfonos móviles. “Point Black” supuso una breve relajación, cierta calma chicha. Pero el huracán regresó fuerte con “Downbound Train” y alcanzó su cenit en “Darlington County”, “Because the Night” o “Spirit in the Night”. En los bises, Springsteen tiró de repertorio fácil y efectivísimo: “Born in the USA”, “Born to Run” o “Tenth Avenue Freeze-Out”, con homenaje incluido al difunto saxofonista de la E Street Band, Clarence Clemons. Cuando pareció que todo había acabado, tras tres horas de show, nuestro héroe hizo una última aparición, armónica en mano, y remató la faena con “Thunder Road”.

Escribía Luis Hidalgo en El País que “lo visto en el Camp Nou –a propósito del último concierto en Barcelona- no se repetirá jamás, salvo que Springsteen vuelva con la misma banda, similar repertorio y una edad que le permita vaciarse tal y como lo hizo el sábado”. ¿Volverá The Boss así a Madrid, dentro de uno o dos años? Visto el despliegue vocal y físico del sábado por la noche, no lo descarto –¡caray, lo que hace el fitness!-. Me gustó que hubiera niños en el show, que los padres enseñen a sus críos que, más allá de Montanas y Biebers, existen –cada vez menos, ay- unos superhéroes gloriosos y sabios que hicieron del rock, un tipo de música popular, una de las Bellas Artes.

No está todo perdido. Aún hay esperanza.

Comenta con tu usuario de Facebook

comments

Jesús F. Úbeda

Jesús Úbeda nace en 1989 en Ciudad Real. En 2006 se traslada a Madrid, donde vive. Licenciado en Periodismo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Al utilizar nuestro sitio web, usted consiente el uso de cookies de acuerdo con nuestra política de cookies. Obtenga más información sobre: cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies