“Most likely you go your way and I’ll go mine”, de Bob Dylan: la evasión como forma de vida

dylanway
Bob Dylan, Inglaterra | www.morrisonhotelgallery.com

Cuando escribo estas palabras sigue siendo el aniversario de la muerte de Ian Curtis y, claro, el de la publicación de Blonde on Blonde. No sé si ambas cosas acabarán convergiendo al final, pero nunca se sabe, cada uno elige su camino.

Blonde on Blonde es una fiesta a la que yo siempre he estado invitado, no acierto a saber si lo está todo el mundo, pero no me extrañaría ver gente que se ha colado dentro, aunque a lo mejor es al revés y solo me han invitado a colarme, parece como más honesto. Mis metáforas se rebelan contra mí.

“Most likely you go your way and I’ll go mine”.

Siempre me he sentido muy cómodo entre sus notas porque la juventud de Dylan parece lo único de lo que intentan hablarme y yo, de momento, solo busco ser joven. Todas las sonatas aburridas que me dicen lo que tengo que hacer o las tonadillas tristes que me recuerdan que estoy obligado a hacerlo no se oyen cuando me alejo como loco dando a todo el mundo esquinazo por mi camino.

“Most likely you go your way and I’ll go mine”.

Como en todas las fiestas alguien acaba recordándote que, si te quedas, en algún momento todo se acabará o que, si te vas, habrá un montón de gente a la que no vas a conocer, desde “Johannas hasta “Achilles” de todo tipo. Como si tuviera que hablar con nadie.

“Most likely you go your way and I’ll go mine”.

Pero aquí no se viene a ligar y si se hace a mí nadie me avisa nunca porque todas las canciones suenan a amor roto. A veces parecen sonar a que el amor solo es así y todo lo más que hay que indagar es en qué camino estará pensando en coger ella para poder coger el contrario.

“Most likely you go your way and I’ll go mine”.

Cuando todo acaba solo queda subirse el cuello del abrigo hasta donde la realidad se acaba, poner cara de que contigo no va el mundo y tratar de mirarte lo menos posible en los escaparates y coches. El disco sigue girando para los que tienen derecho a ponerlo una y otra vez, para los orgullosos que marchan con la cabeza abajo sin compañía acaba siendo cansado poner dos veces la misma música, cada uno que haga lo que tiene que hacer.

“Most likely you go your way and I’ll go mine”.

Si hay una cosa que me enseñó Ian Curtis desde la distancia es que la vida puede ser un estorbo, aunque no sepas para qué. Se suele subestimar a la gente que intenta trascender a la propia existencia sin más motivo que una ambición personal de seguir el camino.

“Most likely you go your way and I’ll go mine”.

Comenta con tu usuario de Facebook

comments

Rodrigo Pérez

Rodrigo Pérez nace en Talavera de la Reina, donde ha colaborado con distintas bandas de las que ha sido despedido fulminantemente. Estudió Biología en Salamanca y Lengua y Literatura por la UNED.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Al utilizar nuestro sitio web, usted consiente el uso de cookies de acuerdo con nuestra política de cookies. Obtenga más información sobre: cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies