Todo sobre el gran homenaje a Javier Krahe en A Pousada Das Ánimas

Cartel del homenaje | Facebook de Krahe
Cartel del homenaje | Facebook de Krahe

Javier Krahe murió en julio del año pasado de vacaciones, discreto e inesperado, como entonando su “alegre canción (que) iba a ser mortuoria”. Florecieron las necrológicas, se convirtió en Trending Topic, hubo algún que otro homenaje individual. Mas fue Suso Santamaría, el propietario de la sala A Pousada Das Ánimas –en Boiro (La Coruña)-, quien se propuso honrar al cantautor madrileño con un plus de solemnidad, o como se diga.

Me cuenta el clarinetista, flautista y saxofonista –quizá me deje algo- Andreas Prittwitz, escudero fiel de Krahe: “Suso encargó vía ‘Krahefunding’ una estatua de bronce que va a estar puesta en la terraza del bar que está en la calle peatonal de Boiro”. La pieza, obra de José Rocha Pino, muestra al autor de canciones como “Abajo el Alzheimer” o “Camino de nada” con un tablero de ajedrez y un vaso de whisky. “Este concierto homenaje –añade Prittwitz- es para inaugurar la estatua”.

El músico se refiere al evento que congregará, entre otros, a Albert Pla, El Gran Wyoming, Santy Pérez, Antílopez, El Chivi o Julián Hernández en A Pousada Das Ánimas este viernes, a partir de las nueve de la noche –hora en la que se presenta la estatua-, para rendir homenaje a uno de los mejores letristas patrios –si no el mejor-. También acudirá la banda que acompañaba a Krahe: el ya citado Andreas Prittwitz, Fernando Anguita y Javier López de Guereña –“Nos vamos a estrenar como cantantes. Será el momento clave del concierto”, me dice el primero, bromeando-. El maestro de ceremonias será el actor Quico Cadaval, un habitual de la sala.

Le pregunto a Santy Pérez, colaborador de esta casa y amigo mío, cómo se enteró de su convocatoria: “Me propusieron, previamente, si quería participar en el crowdfunding haciendo un vídeo para llamar a las masas a la colaboración; lo hicimos muchos artistas admiradores de Krahe. Más tarde, me llamó Suso para preguntarme si quería participar. Pero yo no conocía a Suso más que de oídas; fue Glauka Fernández, que es amiga de Suso y habitual del local, además de ser la mayor admiradora de Krahe que existe en el mundo, la que le habló de mí…, creo”.

Finalmente, preguntamos a Pérez y a Prittwitz si corre riesgo Krahe de caer en el olvido. Responde el primero: “No, porque es inmortal y lo inmortal permanece, no perece. Además, a raíz de su fallecimiento, hemos visto cómo se han desecho en elogios con él muchos de esos que jamás habían hablado de él. Una vez más se cumple el protocolo de que se venden más discos desde ultratumba, de modo que, por vergüenza ignorante, quizá se pongan a escuchar sus discos y es imposible que Krahe no le guste a la gente inteligente”.

Por su parte, el clarinetista dice: “No creo, ¡al revés! Yo me acuerdo de él todos los días y mucha gente me ha dicho lo mismo. Y luego ves cómo, por ejemplo en Facebook, están todo el día poniendo videos y canciones suyas. Y sus músicos, con López de Guereña a la cabeza, nos encargaremos de mantener vivo su recuerdo. Habrá un gran homenaje en otoño en Madrid y tenemos muchas ideas para el futuro”.

Estaremos muy pendientes de ese “gran homenaje” madrileño. Mientras tanto, acudan al de este viernes en Boiro. Tanto Krahe como el cartel lo merecen.

Comenta con tu usuario de Facebook

comments

Jesús F. Úbeda

Jesús Úbeda nace en 1989 en Ciudad Real. En 2006 se traslada a Madrid, donde vive. Licenciado en Periodismo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Al utilizar nuestro sitio web, usted consiente el uso de cookies de acuerdo con nuestra política de cookies. Obtenga más información sobre: cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies