“Cannibal’s Hymn” de Nick Cave y un (brevísimo) repaso por la Historia literaria de la antropofagia

Nick Cave, en un concierto de 2004 | Flickr: @gotheric
Nick Cave, en un concierto de 2004 | Flickr: @gotheric

Sabemos que el canibalismo (en Zoología, “costumbre alimentaria de los animales caníbales”, según el DRAE) surgió ya en las primeras Eras de la tierra, y que la practicaron las formas de vida más primitivas. Los bichos evolucionaron, mas sabemos que mantuvieron la tradición. Por ejemplo: se han hallado restos de ejemplares jóvenes en el interior de Dunkleosteus –un gigantesco pez carnívoro del Devónico. Otro ejemplo lo hallamos en Coelophysis, un dinosaurio primitivo del Triásico que, en épocas de escasez, pasaba de dietas y optaba por devorar a sus propias crías.

Avanzamos muchísimo en el tiempo –vengan Eras, vengan extinciones, etcétera- y nos encontramos con que, hace 800.000 años, el Homo antecessor practicaba la antropofagia –el concepto se adecua a la humanidad-. También los neandertales, así como los nuestros, los Homo sapiens sapiens, sin distinción de Prehistoria y/o Historia, cultura, religión, raza y derivados. La Literatura se impregna de canibalismo en Egipto, y ahí encontramos el “Himno Caníbal“, inscrito en las antiquísimas pirámides del faraón Unis y de su sucesor, Teti, quienes reinaron, década arriba/década abajo, hace 4.350 años. Los arqueólogos afirman que en época predinástica y dinástica, nunca se practicó el canibalismo en plan tradicional, pero sí que se temía su praxis, sobre todo, en épocas de hambre. En el pasaje, Unis devora a los dioses para apropiarse de sus poderes y convertirse en inmortal.

Los griegos engrosaron –literariamente, digo- esta rama temática, aunque, en mi opinión, la referencia canibalesca más hermosa la encontramos en el primer soneto de La Vita Nuova, de Dante Alighieri:

Alegre me parecía Amor, teniendo
mi corazón en mano, y en brazos una
dama, envuelta en un lienzo, durmiendo.
Luego la despertaba, y de este corazón ardiendo
ella espantada humildemente comía:
después lo vi partir gimiendo.

Y en uno de sus ensayos (“De los caníbales”), mi admiradísimo Michel de Montaigne nos habla de cierto pueblo de la “Francia antártica” a cuyos prisioneros “destrozan a espadazos”, los asan y se los comen entre todos. “Y no se lo comen para alimentarse, como antiguamente hacían los escitas, sino para llevar la venganza hasta el último límite”, añade el autor francés.

Teniendo en cuenta estos datos, uno intentaba encontrar alguna de estas referencias literarias en una canción hermosísima de Nick Cave, “Cannibal’s Hymn“, incluida en el gran Abattoir Blues/The Lyre Of Orpheus…, pero no, ni el himno egipcio –con ese título tan parecido, ¡casi!-, ni el fragmento del soneto de Dante ni el texto de Montaigne asoman por los versos de esta, ya digo, magnífica balada de rock.

Y no es que la pieza sea novísima. Responde a una fórmula recurrente en Cave, que consiste, más o menos, en socorrer a una chica que con él estará mejor que con nadie (a bote pronto, se me viene a la cabeza el ejemplo de “Bring It On”). El australiano advierte a su “babe” que si continúa cenando con caníbales, “tarde o temprano, querida, vas a ser comida”. Él por su parte, le ofrece un río donde soñar, canciones con final feliz, vestidos y una compañía permanente.

El estribillo, tan adversativo, me parece maravilloso:

But if you’re gonna dine with them cannibals
Sooner or later, darling, you’re gonna get eaten
But I’m glad you’ve come around
Here with your animals
And your heart that is bruised but unbeaten
And beating like a drum.

Por su parte, la melodía es pegadiza y creciente, y los Bad Seeds (como siempre, pero sin Blixa Bargeld por primera vez) están impresionantes. En definitiva, disfruten de la canción.

Y perdón por el rodeo.

Comenta con tu usuario de Facebook

comments

Jesús F. Úbeda

Jesús Úbeda nace en 1989 en Ciudad Real. En 2006 se traslada a Madrid, donde vive. Licenciado en Periodismo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Al utilizar nuestro sitio web, usted consiente el uso de cookies de acuerdo con nuestra política de cookies. Obtenga más información sobre: cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies