“Disculpe el señor”, de Serrat: ¿Y si Marx no estuviera “muerto y enterrado”?

Portada del single | Archivo
Portada del single | Archivo

Disculpe el lector si recurro al viejo mantra de cargar contra el cantautor protesta, contra el viejoven cenizo, contra el presunto imitador progre de Ismael Serrano, contra el vendemotos panfletario y que se dice, pese a su teléfono de última generación, tan rojo como Lenin –y desconociéndolo.

Pero esa reacción alérgica contra el mitin barato y cutre de cuatro minutos y tres acordes también permite que, cuando uno se topa con una canción contestataria de verdad, con sustrato y con estilo, con mensaje y sin ladridos, la escuche, la saboree, la digiera, la piense y la asimile.

Eso me ocurrió el pasado 22 de octubre, en el concierto que ofreció Serrat en el Palacio de los Deportes de Madrid –ahora, Barclaycard Center-, cuando interpretó “Disculpe el señor”, pieza originariamente incluida en Utopía (1992) y recuperada/revisada en Antología desordenada (2014) –y último disco del artista catalán.

Según recogen Jordi Vicente y Carlos Cubeiro en el libro Serratología (Comanegra, 2015), en 1992, Serrat señalaba que “sin utopías estás a merced de lo que el poder decida imponer en cada momento. Estás en sus manos”. Cabe recordar que, tres años antes, se producía la caída del Muro de Berlín, la (presunta) muerte del llamado “socialismo real”, el fin de la Historia del que hablaba Fukuyama.

En estas, Serrat presenta un contrapunto exquisito, irónico y originalísimo: envuelta en una melodía solemne y envolvente se presenta la conferencia de un sirviente humilde con su “señor”. Poco a poco se le va llenando de pobres el recibidor, gentes que reclaman algo que “les pertenece”, hasta que la situación se vuelve imposible. “Que Dios le inspire o que Dios le ampare, / que esos no se han enterado / que Carlos Marx está muerto y enterrado”, finaliza.

En la canción, el “señor” simboliza a los países ricos; los pobres, a todos esos inmigrantes/refugiados/exiliados, etcétera, que llegan “desde la retaguardia, por tierra y por mar”. Las circunstancias han ampliado la mira de la canción. Cuando la escuché en octubre, no pensé en una avalancha de subsaharianos intentando saltar la valla de Melilla, sino en los escraches, en las manifestaciones de los preferentistas o en las protestas frente a la sede del PP en Génova 13.

En la gira de Utopía, Serrat se disfrazaba de mayordomo para interpretarla.

Disfruten de una (excelente) canción protesta.

Comenta con tu usuario de Facebook

comments

Jesús F. Úbeda

Jesús Úbeda nace en 1989 en Ciudad Real. En 2006 se traslada a Madrid, donde vive. Licenciado en Periodismo.

2 comentarios sobre ““Disculpe el señor”, de Serrat: ¿Y si Marx no estuviera “muerto y enterrado”?

  • el 15 diciembre, 2015 a las 6:56 pm
    Permalink

    Totalmente de acuerdo.
    A mí me produce sarpullido el panfletarismo… me cansa y me agota (y no es que no me interese la política, al contrario). Pero a veces hay temas hechos con lucidez y hay que reconocerlos.
    A Serrat lo he “descubierto” hace poco, y sin prisa pero sin pausa voy conociendo más a fondo su discografía.
    Es la primera vez que comento por aquí, aunque os leo desde hace tiempo. Me encanta la música y la literatura por igual, y disfruto mucho de este rincón en la red.
    Un saludo.

  • el 15 diciembre, 2015 a las 8:27 pm
    Permalink

    Mil gracias. Bienvenido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Al utilizar nuestro sitio web, usted consiente el uso de cookies de acuerdo con nuestra política de cookies. Obtenga más información sobre: cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies