Dónde está Dios y cuál es nuestro lado

Foto: http://www.radiolamega.net
Bob Dylan | http://www.radiolamega.net

Las palabras nunca importan, a no ser que se pueda hacer dinero con ellas, entonces tampoco importarán nada, pero valdrán su peso en oro. Vivimos en un lugar rodeado de micrófonos y cámaras que no quieren recoger nada, que no quieren saber nada, solo quieren que parezca que Dios está de nuestro lado.

Después de la tempestad de sangre no viene la calma, viene otra peor para el alma, aunque sí más leve para la carne. Peleas, arañazos y empujones se suceden en las cabezas de los que, después de la locura, intentan subir peldaños como desesperados tratando de luchar por un sitio que esté muy arriba en la escalera infinita de la superioridad moral. Claman venganza o piden la paz, quieren demostrar que tienen razón, que Dios está de su lado.

Las corbatas se frotan poderosas las manos porque la confusión es dinero y las muertes casi no duelen nunca en la cama, lo que es para ellos la muerte, solo eso, un ronquido más alto que otro, un suspiro con el que irse, una anestesia muy larga, ahogarse con una última bocanada de un aire puro, casi divino, que les diga: “Dios está de vuestro lado”.

Un hombre levanta en la confusión un cañón frío que, en cuestión de segundos, calientan decenas de almas que se van con él. Lo hace sin pensar un momento en que esa quizá no sea su misión en la vida, no duda de nada de lo que le han dicho para llevarle allí, va a morir y puede que solo piense: “Dios está mi lado”.

Hay una montonera de dioses borrosos, confusos y casi inexistentes, que miran hacia abajo por un balcón vaporoso casi cómico. Se llevan las manos a la cabeza y ponen una mueca entre el llanto y la risa mientras se mueven nerviosos gritando que Dios no está de su lado.

La verdadera tragedia es, quizá, ver que en este mundo negro nadie tiene razón. No quiero hablar de religión, no me interesa eso, pero creo que a estas alturas, es lícito decir que, si Dios es alguien que susurra en la oreja del matarife, si Dios es el que ha de proveer por nosotros o si Dios es una representación de lo bueno del hombre, parece que Dios no está en ningún lado.

So now as I’m leavin’
I’m weary as Hell
The confusion I’m feelin’
Ain’t no tongue can tell
The words fill my head
And fall to the floor
If God’s on our side
He’ll stop the next war

“With God on our side”, The Times They’re A-Changin’, Bob Dylan, 1964.

Al final no paró ninguna guerra, Bob.

Comenta con tu usuario de Facebook

comments

Rodrigo Pérez

Rodrigo Pérez nace en Talavera de la Reina, donde ha colaborado con distintas bandas de las que ha sido despedido fulminantemente. Estudió Biología en Salamanca y Lengua y Literatura por la UNED.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Al utilizar nuestro sitio web, usted consiente el uso de cookies de acuerdo con nuestra política de cookies. Obtenga más información sobre: cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies