“El estanque”, de Héroes del Silencio: un grito de socorro cargado de simbolismo

Bunbury, en un concierto de los Héroes en 2007 | Jose Girl
Bunbury, en un concierto de los Héroes en 2007 | Jose Girl

Un rasgueo suave y firme de guitarra acústica, aliñado con el punteo de una eléctrica, sumergen en una sima de poesía azul, de confusión lírica y agridulce. Esas miles de almas que, hace apenas unos segundos, intentaban romper las barreras del sonido con sus cuerdas vocales, callan como por hipnosis, atentas a esas dos figuras, esas dos sombras, que se asoman, con un fondo acuático, a través de las dos grandes pantallas de un escenario. Pedro Andreu sentencia la introducción con su batería, se descubren las identidades de los músicos, y Enrique Bunbury entona los primeros versos de “El estanque”: “Las leyes salvajes /empañan mi huida. / El estanque no para de crecer”.

Nativa de El mar no cesa (1988), “El estanque” abría los conciertos que Héroes del Silencio celebró en 2007, cuando la gira de reencuentro. Pocas canciones del rock patrio son tan envolventes, tan atmosféricas, como esta breve –lo bueno, breve, y lo que sigue- joyita de la banda zaragozana, con ese aroma a Rimbaud –“Mana, estanque (…) Aguas y tristeza, subid y reanimad los Diluvios”, escribía el poeta francés en “Después del diluvio”-, con esa sobredosis de simbolismo, con esa melodía que secuestra.

Las leyes salvajes empañan nuestras huidas con una constancia peligrosa a la que, finalmente, terminamos llamando “costumbre”. Esas huidas, ay, en las que se rompe la brújula, en la que es tan duro luchar contra la corriente, no hundirse. El mar se derrama y nos ahogamos: familia, novias, amantes, amigos, salud, dinero, etcétera. El todo es un malentendido, una lucha involuntaria por la supervivencia más cotidiana, por no sucumbir en un mundo en el que, al final, “sólo hay arena”.

Los Héroes volvieron en 2007 y abrieron sus conciertos con “El estanque”. Tengo una vinculación especial con ellos –hay un texto mío en la última reedición de Senderos de Traición-, en especial, con Enrique –ya sabéis, para qué repetirme- y, por ello, he escogido esta pieza para reabrir –o como se diga- esta casa.

Vosotros, ¿estáis ahí?

Perdón por el paréntesis ausente.

Sed bienvenidos, de nuevo, a Acordes Modernos.

Acompañadnos. Muchas gracias.

https://youtu.be/BYkrr3r-riA

Comenta con tu usuario de Facebook

comments

Jesús F. Úbeda

Jesús Úbeda nace en 1989 en Ciudad Real. En 2006 se traslada a Madrid, donde vive. Licenciado en Periodismo.

4 comentarios sobre ““El estanque”, de Héroes del Silencio: un grito de socorro cargado de simbolismo

  • el 6 Noviembre, 2015 a las 10:19 pm
    Permalink

    Los Héroes y Bunbury me han acompañado en una vida que como escribió el gran Jorge Luis Borges “he cometido el peor de los pecados que un hombre puede cometer…”

  • el 6 Noviembre, 2015 a las 10:37 pm
    Permalink

    Yo estuve en el 89 en esa gira y después en el 2007 en Sevilla. He recuperado esa cancion en el directo del 2007, necesito esta cancion para desahogarme por la enfermedad de mi padre. En estos días la escucho y recuerdo tiempos en que viviamos felices y yo descubría el mundo de Héroes y alucinaba con sus directos. La música de Bunbury me da la medicina que necesito en estos tiempos para mi espíritu.l

  • el 6 Noviembre, 2015 a las 11:39 pm
    Permalink

    Esa intro es de lo mejor que hay. Es escucharla y se ponen los pelos de punta

  • el 7 Noviembre, 2015 a las 12:04 pm
    Permalink

    me encantaban los héroes del silencio, y me siguen gustando desde el principio, su nombre creo que viene de un dicho que venia a decir que al pasar por la plaza del pilar hasta los héroes guardan silencio, yo tuve la suerte de poderlos ver en directo aquí en córdoba, no recuerdo bien el año, pero pudo ser por el 1991

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Al utilizar nuestro sitio web, usted consiente el uso de cookies de acuerdo con nuestra política de cookies. Obtenga más información sobre: cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies