La nueva edición de ‘Sénderos de Traición’, de Héroes del Silencio, a la venta este viernes

Nueva edición de 'Senderos de traición' | Facebook de Bunbury
Nueva edición de ‘Senderos de traición’ | Facebook de Bunbury

La edición ’25 aniversario’ de Senderos de Traición, de Héroes del Silencio, sale a la venta este viernes 2 de octubre. El producto ve la luz en formato libro-disco, y cuenta con textos de periodistas como Juanjo Ordás, Matías Uribe, Enrique Blanc y el director de Acordes ModernosJesús F. Úbeda. Además, incluye un DVD con el concierto del Hipódromo de Madrid, celebrado el 22 de junio de 1991, en el que suenan canciones como “Entre dos tierras”, “Agosto”, “Mar adentro” o “Hechizo”.

Incluimos un fragmento del texto de Jesús F. Úbeda, titulado “Apadrinando en diferido“:

Puede que la del 89 –o sea, la mía- fuera una de las últimas generaciones españolas que nacieran apadrinadas por un grupo de rock patrio. Y por los pelos. Salvo –benditas- excepciones, los de mi quinta no nacimos con un disco bajo el brazo. La inmersión en la cultura rockera vino después, en esa cosa tan antinatural, imbécil y necesaria llamada adolescencia. En los botellones tempranos, en nuestras primeras excursiones a los pubs, a los de mi generación, decía, quien nos apadrinó fue Extremoduro. Nuestro ‘Big Bang discográfico’ se llamó Yo, minoría absoluta, nos aprendimos de memoria y cantamos hasta el hastío –especialmente, el hastío paternal- himnos como “La vereda de la puerta de atrás”, “Standby” o “Puta”.

Entonces tenía trece o catorce años, y la legislación se aplicaba de un modo más laxo, y se podía fumar en los locales, y los micos repletos de acné como yo, que aún creíamos que era posible conquistar, al menos, una parcela del mundo, nos juntábamos con gente no mucho mayor que, en general, vestía camisetas negras con el logo de los Héroes del Silencio. Nosotros, cabos rasos de la noche, conocíamos a algunos de estos oficiales superiores del instituto. Los hijos de los héroes imponían. Quienes éramos más chicos les saludábamos, tomábamos un mini con ellos, hablábamos de música y, a veces, la conversación derivaba en un debate inútil, inofensivo y etílico, como el de las tertulias en prime time, pero sin cobrar: ¿qué grupo es mejor: Héroes del Silencio o Extremoduro?

Más, en el libreto que acompaña al disco.

Comenta con tu usuario de Facebook

comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Al utilizar nuestro sitio web, usted consiente el uso de cookies de acuerdo con nuestra política de cookies. Obtenga más información sobre: cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies