“Into my arms”, de Nick Cave: una sobredosis de belleza

Portada del single | AM
Portada del single | AM

El líder de la banda australiana INXS, Michael Hutchence, murió a finales de noviembre de 1997. En el funeral, su amigo Nick Cave se sentó al piano e interpretó “Into my arms”. Imaginen la cara del sacerdote –se trataba de una ceremonia cristiana- al escuchar al líder de los Bad Seeds cantar: “No creo en un Dios intervencionista”. Pese a la presunta provocación religiosa, el público quedó hipnotizado, sobrecogido, y, tres años después, cuando falleció la esposa de Hutchence, Paula Yates, le pidieron que, de nuevo, tocara el tema con el que arranca The Boatman’s Call (1997).

Este disco nace en una época en la que –amárrense los machos- 1) Cave deja definitivamente las drogas; 2) rompe con su amante, PJ Harvey; 3) se separa de su mujer –y madre de su hijo Luke-, Viviane Carneiro, y 4) empieza a salir con la que es, desde entonces, su pareja: la modelo Susie Bick. Centrándonos en la canción que nos ocupa, cuenta el autor a la escritora Debbie Kruger en el libro Songwriters Speak (2005) que “Into my arms” fue escrito

“en circunstancias muy difíciles. Había escrito unas cuantas canciones parecidas, pero esa la escribí cuando llevaba tres días en una clínica de desintoxicación. Solo te permitían salir de la clínica si era para ir a la iglesia, y aquel día había ido a la iglesia; era domingo, regresé y me sentía muy mal. Me senté y escribí eso muy deprisa; y no tenía nada para tocarla, tenía la melodía en la cabeza. Así que, aun cuando esa estancia concreta en una clínica no surtiera efecto (risas), al menos saqué de allí una buena canción”.

En general, siempre me llamó la atención la relación intermitente, mutable y, en el fondo, permanente de Nick Cave con el cristianismo; en particular, el arranque desafiante de “Into my arms”, enmarcado en un período en el que el australiano declaraba haber sentido siempre a Dios: “Durante mucho tiempo creí que era una presencia maligna, y ahora lo veo como alguien benigno. Es como la sensación de sentirse protegido” (Entrevista concedida a The Times, 27 de marzo de 1999). Una vez más, quizá, volvamos a la máxima de que la clave es el contrapunto.

Junto a “Where the Wild Roses Grow” y “Red Right Hand”, “Into my arms” es el tema más mainstream de Nick Cave & The Bad Seeds. Quizá por su romanticismo, quizá porque no sea tan oscuro como el resto de las canciones que integran The Boatman’s Call, quizá porque haya aparecido en unas cuantas películas. De lo que no cabe duda es de que la interpretación vocal de Cave es excelente; que su melodía, al piano, abriga; que su letra atrapa, emociona, te toca –perdón por la cursilería- el alma. La pieza constituye una auténtica sobredosis de belleza. La voz poética declara que no cree en Dios ni en los ángeles, aunque al primero le pide que, en caso de mediación, esta sirva para acercar a la amante hacia sus brazos; a los segundos, “que miren por ti, / que cada uno encendiera una vela por ti / para alumbrar y despejar tu camino / y andar, como Cristo, en la gracia y el amor”. En lo que sí cree Cave es en el amor, sostiene que es el camino a recorrer y, cómo no, este desemboca en el conocido estribillo.

Termino diciendo que “Into my arms” no deja de sorprender. La habré escuchado más de cien veces –una, en directo, en el concierto que celebró hace unos meses en Madrid, y, oh, Dios mío, qué experiencia-, pero hace cinco minutos que vi por primera vez su videoclip. En él, bajo una estética ‘muy Corbijn’ –la fotografía de la portada del álbum es suya-, se suceden imágenes en primer plano de Cave cantando con la de varias personas llorando, algunas, a lágrima viva. Al final, el australiano pone la mano sobre la mano de una mujer y la consuela. Disfrútenlo:

Comenta con tu usuario de Facebook

comments

Jesús F. Úbeda

Jesús Úbeda nace en 1989 en Ciudad Real. En 2006 se traslada a Madrid, donde vive. Licenciado en Periodismo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Al utilizar nuestro sitio web, usted consiente el uso de cookies de acuerdo con nuestra política de cookies. Obtenga más información sobre: cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies