James Horner: su música no muere aunque él nos diga adiós

MV5BNTI1MDI5MTM3Nl5BMl5BanBnXkFtZTgwOTk4OTUwNjE@._V1__SX1303_SY601_
Foto de Jeff Vespa – © 2010 Jeff Vespa

En la mañana de hoy ha saltado la noticia de que el famoso compositor estadounidense ha sido hallado muerto después de que se confirmara que la avioneta estrellada ayer en California estaba inscrita a su nombre. El hecho se produce con el recuerdo relativamente reciente del similar accidente que sufriera el actor Harrison Ford en marzo de este año y por el cual pasó un tiempo en coma.

Con él se nos marcha la maestría de uno de los mejores compositores de cine, ocupación a la que se dedicó la mayor parte de su vida. Entre su prolífica obra (más de 150 bandas sonoras) quién no reconoce temas de películas tan míticas como Titanic, Braveheart, Avatar, Enemigo a las puertas… así como de algunas con las que muchos de nosotros nos hemos criado, tales como Willow, Jumanji o El hombre bicentenario.

Horner era un artista particular, con un sello muy característico que le valió las críticas que aquellos que le afeaban el que en ocasiones pudiera estar se auto plagiándose. Muestra última de ello es la famosa partícula musical “Parabara”, que incluía en muchas de sus composiciones en los momentos más álgidos.

Conflictos aparte, insistimos, se nos marcha uno de los mejores, y aunque su música rarísima vez es objeto de análisis en nuestro blog, músico era y por ello le rendimos este homenaje, porque los grandes son capaces de traspasar barreras.

Se dice en el mundo de la aviación que hay dos tipos de pilotos: los que han tenido un accidente y los que lo tendrán. Horner ha tenido la mala suerte de no poder contarlo y es que no le merece nada haber muerto estrellado contra el suelo a aquel que en lo que profesionalmente se refiere, aún estaba en lo alto.

Comenta con tu usuario de Facebook

comments

Javier Garrido

Javier Garrido nace en Talavera de la Reina y se muda a Madrid, donde se licencia en Comunicación Audiovisual. Sus diversos fracasos musicales no le resignan y reincide con asiduidad. Enamorado del cine, aprendiz de fotografía y dejado con la literatura.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Al utilizar nuestro sitio web, usted consiente el uso de cookies de acuerdo con nuestra política de cookies. Obtenga más información sobre: cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies