“YMCA” de Leticia Sabater: entre la ‘nouvelle vague’ y el Cine Ojo de Vertov

cabecera

Leticia Sabater lo ha vuelto a hacer: consigue deleitarnos con otro de sus hits para el verano y esta vez lo hace brindándonos una obra audiovisual más que un videoclip, con referencias a corrientes cinematográficas europeas. La versión de Leticia, no nos vamos a engañar, no aporta mucho, por eso, para que no haya signo alguno de bajeza intelectual por su parte, como algunos desalmados intentan echarle en cara, lo acompaña con este videoclip que pasamos a analizar.

Como veis, el tema se trata de un simple remix del famoso single de los Village People, que acabó convirtiéndose en el himno gay por excelencia, comunidad en la que Leticia parece estar lazando el anzuelo estos últimos años. Se habrá dado cuenta, como se dijo de la banda estadounidense, que para triunfar en las pistas había que ganarse su simpatía, y ya que no lo consiguió con el PP, cambia de tercio. Parémonos a pensar, porque la siguiente idea es clave para entender la diluida idea narrativa del vídeo. Se dice de “YMCA“, que fue escrita pensada en dar respuesta a los jóvenes gays que necesitaran de un lugar de encuentro en el que pudieran realizar prácticas sexuales con total tranquilidad. Esa idea la retoma Leticia y pretende valerse de la canción para ofrecerse a los gay como icono de adoración.

¿Cómo expresar con contundencia esa idea? Es justo en el inicio donde la artista pretende vencer la conclusión pesimista a la que llegara Truffaut en la escena final de Los cuatrocientos golpes. En la película, el joven Antoine corre desesperadamente hasta la playa tratando de encontrar una respuesta, y tras darse cuenta de que está ante un enorme vacío, mira a cámara queriendo que el espectador se apiade de él. Si Antoine acaba solo frente al mar, el vídeo de Leticia conecta con esto y empieza con un paso de mudo al sonoro, y del blanco y negro a color, mientras que un grupo de maromos alocados persiguen con ahínco a la cantante en dirección contraria a la que recorriera Antoine. Estos no necesitan mirar a cámara porque la respuesta, como decíamos, tiene su origen en Leticia.

playaplaya 2

Si aún no lo ven nada claro, fijaos que Leticia aparezca en repetidas ocasiones con el móvil en la mano dirigiéndose a alguien, hablándole. Ingenuos ¿Cómo habéis podido pensar por un minuto que todo eso fuera gratuito? ¿Qué necesidad había de aparecer así? ¿Fardar de iPhone? ¡No! Amigos y amigas, Leticia refuerza la idea de dirigirse a la comunidad gay. Ella está tratando de dar respuesta como lo hicieran los Village People y erguirse como la benefactora de los homosexuales.

let tlf

Si dudan aún de las claras influencias del cine francés de los 60 en Leticia repasamos ahora las características de este cine y los elementos que nos demuestran que la cantante es una gran apasionada y estudiosa de este movimiento.

-Presupuesto ajustado: vemos que se trata de un vídeo con una producción humilde, a la altura de la sencilla vida que lleva como sabréis. Leticia ha decidido sacrificar calidad de imagen en pro del discurso.

papelera
Vemos como una producción discreta favorece la improvisación y la despreocupación por la aparición del elemento de la papelera

-Actores no profesionales: como podemos observar, los maromos no terminan de rematar su actuación y caen presas de su inexperiencia. Apreciamos su desconcierto frente a la profesionalidad desbordante de Leticia. Esto lo podemos comprobar en los siguientes planos: observen qué magistral improvisación de Leti ante la atónita mirada de los aficionados actores.

El segundo por la derecha pensando: "hostias a dónde va esa mano"
El segundo por la derecha pensando: “hostias a dónde va esa mano”
leti 6
Maromo extrañado ante el extraño contoneo de Leticia

 

leti 4
Maromo con gesto de: “hostias esto no me termina de gustar”
leti 3
Maromo respira tranquilo después de que Leticia tratara de sobarle el rabo
leti 2
Maromo de la derecha desconcertado tratando de encontrar una explicación frente a lo que acaba de suceder

-Planos homenaje a otros directores: en este caso Leticia quiso homenajear al videoclip de la canción original e imitar el famoso baile de una manera peculiar. Consciente de la enorme complejísima técnica de baile, decide reducirlo a la mínima esencia para no deshonrar a los Village People, sus maestros mentores, y lo convierte en un baile minimalista a base de palmadas al aire, poses y bailes con mucho contoneo.

aplausos

 

 

 

 

 

 

ymca 2

 

 

 

 

 

 

Señalando hacia la dirección contraria, pero no pasa nada.
Señalando hacia la dirección contraria, pero no pasa nada.

 

 

 

 

 

 

 

ymca

 

-Presencia autorial: hasta tal punto Leticia se reivindica como autora ideológica que se reserva el papel de protagonista, como no podía ser menos. Y como no quería que hubiera duda alguna, quiere hacerse notar fuera de la diégesis (espacio narrativo) a través del operador de cámara y de esta.Ees decir, la autora impone su presencia sobre la narración. Miren qué recurso tan magnífico y poético utiliza: manifestándose  en el reflejo de las gafas de sol.

leti camra 3 leti camra 2 leti camra 1

Como decíamos, el videoclip bebe en parte de los postulados de Diga Vertov, propulsor del Cine Ojo, y aunque el todo no se ajuste a los principios, vemos ciertos elementos que se derivan de las premisas del director soviético.

-Espontaneidad y rechazo del artificio: podemos ver cómo se desenvuelven los actores en los planos, a pesar de que no deja de ser actuación apreciamos una total naturalidad dentro de su interpretación, es decir, no hay preparación previa.

plano quemado
El plano aparece quemado, pero no importa, ¡basta de puesta en escena!

-Rechazo del guion y objetividad: aunque hay una tenue idea narrativa, vemos que del resto de los elementos captados no hay un guion que recorra de principio a fin articulando una idea. La autora capta la realidad tal y como es, te guste o no. Muchos de los planos grabados no tienen jodida explicación por sí misma, son aislados: maromos bailando, actuaciones en discotecas, el coche de alta gama dirigiéndose hacia ninguna parte… y TACHAN: dos planos de carlinos rodeados de miembros de un cuerpo falso descuartizado. No se asusten, no es gratuito, es un recurso más para la compresión global de lo que Leticia tiene en su cabecita. Sí amigo, así es el cine realidad, cualquier plano nos vale para construir un relato sobre una realidad. Les invito a ver “El hombre de la cámara” para que comparen similitudes.

-Uso del montaje para unificar los elementos de la realidad: una vez hecho acopio de planos, la autora los monta para construir el relato y mostrarnos lo que el ojo del humano no es capaz de ver, según los postulados de Vertov, en este caso: el fascinante mundo de placer, rupturista y de desinhibición que Leticia Sabater ofrece a los gays.

Bien amigos, antes de despedirse nunca está de más preguntarse algo de lo que quizás habéis pasado desapercibido ¿Dónde va a parar el enano después de la explosión? ¿Por qué no vuelve a aparecer en planos? ¿Por qué Leticia decide aparecer con dos grupos de maromos por separado? ¿Qué compañía de efectos especiales habrá contratado y qué nos querrá decir con tales complicados efectos? Y lo más importante ¿por qué la imagen de perfil del twitter de Leticia es una foto de móvil de un fotograma cuando puede hacer una captura de pantalla?

Comenta con tu usuario de Facebook

comments

Javier Garrido

Javier Garrido nace en Talavera de la Reina y se muda a Madrid, donde se licencia en Comunicación Audiovisual. Sus diversos fracasos musicales no le resignan y reincide con asiduidad. Enamorado del cine, aprendiz de fotografía y dejado con la literatura.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Al utilizar nuestro sitio web, usted consiente el uso de cookies de acuerdo con nuestra política de cookies. Obtenga más información sobre: cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies