Sabina, “¿Quién me ha robado el mes de abril?” y la tristeza íntima de lo cotidiano

Joaquín Sabina, en un concierto de 2009 | Flickr: @jonzeta
Joaquín Sabina, en un concierto de 2009 | Flickr: @jonzeta

Por culpa de “¿Quién me ha robado el mes de abril?”, Joaquín Sabina se adueñó, implacable, de una hoja del calendario. Desde hace 27 años, las (breves) tramas del hombre del traje gris, la adolescente embarazada y el marido adúltero impregnan, como una ceniza fresca, amarga y bella, la vida de todos aquellos que admiran al cantautor ubetense –entre quienes me encuentro.

“¿Quién me ha robado el mes de abril?” es tan hermosa, tan cruda, tan desesperada. Sus estrofas, protagonizadas, respectivamente, por tres personajes independientes entre sí, desembocan, como ríos de vinagre, en un estribillo quebrado, sin esperanza: “¿Cómo pudo sucederme a mí? (…) Lo guardaba en el cajón / donde guardo el corazón”.

La canción plasma la tristeza íntima de lo cotidiano. El tipo que malvive “en la posada del fracaso, / donde no hay consuelo ni ascensor”; la joven que suspendió todas las asignaturas “el curso en que preñada / aquel chaval la dejó” y llora mientras “pasa lista el profe de latín” –esa escena me parece maravillosa-, y la madre que “se marchita viendo Falcon Crest” después de que su marido se largara con una peluquera mucho más joven. Todos gritan, escriben y piensan lo mismo: “¿Quién me ha robado el mes de abril?”.

Incluida en el sombrío y delicioso El hombre del traje gris (1988), la canción fue compuesta en su integridad por el propio Sabina –costumbre que bien podría retomar, dicho sea de paso. La versión más primitiva de la pieza la encontramos en la banda sonora de Sinatra, cinta dirigida por Francesc Betriu y protagonizada por Alfredo Landa. La escuchamos:

No sorprenderé a nadie si digo que la versión definitiva suena muchísimo mejor. Juzguen ustedes:

“¿Quién me ha robado el mes de abril?”, si bien no ha sido una canción fija de los set-lists de Sabina –especialmente, en las últimas giras-, sí que ha sido una pieza bastante utilizada en las giras del cantautor. En los primeros noventa, la presentaba con estos versos:

¿Quién envenena las palabras?
¿Quién truca el dado del parchís?
¿Quién me asesina por la espalda?
¿Quién llora si me ve reír?

¿Quién va desnudo a la oficina?
¿Quién contamina mi jardín?
¿Quién ha inventado la rutina?
¿Quién coño me ha robado el mes de abril?

Y, durante la gira 19 días y 500 noches, con este soneto –para este tour, suprimía la segunda estrofa y la empalmaba con la magnífica “Así estoy yo sin ti”:

¿Quién sangra por do más pecado hubiere?,
¿Quién me cambia por tul desilusión?,
¿Quién sazona el amor con alfileres?,
¿Quién me descorazona el corazón?

¿Quién quema relicarios, pilas, naves?
¿Quién alquila mujeres de alquiler?,
¿Quién ha sacado copia de la llave
de los secretos de mi secreter?

¿Quién oxida el limón de las campanas?
¿Quién se sabe perdido cuando gana?
¿Quién me ha metido el dedo en la nariz?

¿Quién roba, silva, reza, desayuna?
¿Quién planta girasoles en la luna?
¿Quién coño me ha robado el mes de abril?

Y a ustedes, ¿quién les ha robado el maldito mes de abril?

Perdonen la indiscreción.

Comenta con tu usuario de Facebook

comments

Jesús F. Úbeda

Jesús Úbeda nace en 1989 en Ciudad Real. En 2006 se traslada a Madrid, donde vive. Licenciado en Periodismo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Al utilizar nuestro sitio web, usted consiente el uso de cookies de acuerdo con nuestra política de cookies. Obtenga más información sobre: cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies