“Porque las cosas cambian”, de Bunbury: cuando de todo comienza a hacer ya mucho tiempo

Bunbury, en concierto en Santiago de Compostela | Facebook de Bunbury/©Jose Girl
Bunbury, en concierto en Santiago de Compostela | Facebook de Bunbury/©Jose Girl

Cada vez simpatizo más con Epicuro y su ataraxia, conceptos que, aclaro, nada tienen que ver con el libertinaje y el exceso. No creo en la predestinación, ni en la astrología, ni en los relojes. “Porque de todo”, como dice Bunbury, “comienza a hacer ya mucho tiempo”. La época nuestra es vertiginosa; los imprevistos, buenos o malos, son una plaga. Tenemos un background, un equipaje, pero existe el riesgo constante de perderlo “con nuestras rutinas”. Al final, el verbo “vivir”, como mejor se conjuga, es en presente de indicativo.

Porque las cosas cambian”. Supongo que es una de las mejores piezas de todo el cancionero de Bunbury. La encontramos por primera vez en Hellville de luxe (2008), así como en los directos Gran Rex (2011) y Área 51 (2014). Una balada rock hermosa, pura y radical sobre el paso del tiempo. El resultado poético de un balance, aderezado con una advertencia -“Y cuidado que nos vigilan / la policía de lo correcto / y las buenas costumbres de hoy”- y una breve declaración de intenciones:

Estas son mis credenciales,
no hay males que duren más que yo.

Sabina dice muchas veces algo así como que una canción tiene que tener una buena letra, una buena música, una buena interpretación y algo más. Ese algo más nadie sabe lo que es, pero es lo que la convierte en una gran obra. “Porque las cosas cambian” cumple estos requisitos: la letra es hermosísima; la melodía, pegadiza y bella -¡menudo el solo final de la canción!-; Bunbury se gusta cantando y, además, tiene un halo que la convierte en especial, que sobrecoge y embruja, que empuja al público a desgañitarse y a encender mecheros cuando el artista la interpreta en sus conciertos.

Hace unos días me preguntaron por mis diez canciones favoritas de todos los tiempos. Tela. Supongo que, en esa lista, incluiría “Life on Mars?”, de David Bowie, o “You can never hold back spring”, de Tom Waits, pero, en general, yo funciono por épocas. No me gusta sentar cátedra, líbrenme los dioses, ni soy un androide ni un maniquí de Zara -mi barriga lo denota-. Funciono por días, temporadas o etapas, ya digo, y últimamente estoy escuchando mucho “Porque las cosas cambian”. El tema me toca la fibra y comulgo con el ideario de sus versos: creo que “queda espacio para nuevas libertades”, que hay amistades que me sostienen, que “la ruina trajo consigo y de la mano las musas”, etcétera.

La disfrutamos:

Comenta con tu usuario de Facebook

comments

Jesús F. Úbeda

Jesús Úbeda nace en 1989 en Ciudad Real. En 2006 se traslada a Madrid, donde vive. Licenciado en Periodismo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Al utilizar nuestro sitio web, usted consiente el uso de cookies de acuerdo con nuestra política de cookies. Obtenga más información sobre: cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies