Ojete Calor, “Política” y el Debate sobre el estado de la Nación

Ojete Calor | Archivo
Ojete Calor | Archivo

Durante este martes y este miércoles, en el Congreso de los Diputados se ha celebrado el Debate sobre el estado de la Nación, la única tertulia política, a excepción de las de 13TV y TVE, en la que no hay miembros de Podemos. Es un evento muy interesante. Tanto que, una de sus vicepresidentas, Celia Villalobos, hace pinitos con el Candy Crush a escondidas. No sólo de pan vive el hombre ni de discursos los políticos, oigan.

La redacción de Acordes Modernos está muy comprometida con la democracia y, por ello, lamentamos públicamente el estado en el que se encuentra. Por hache o por bé, y pese a lo anodino, lo ficticio o lo alucinógeno de algunos discursos, en la Cámara Baja hay demasiada crispación. Parece una versión decimonónica del salón de Gran Hermano VIP.

Personalmente, creo que el Debate sobre el estado de la Nación sería más fluido, constructivo y divertido si, en el Congreso de los Diputados, colocaran luces de neón y un escenario -no hace falta que sea muy grande-, y contrataran a Ojete Calor para interpretar su canción “Política“, mucho más comprometida y poética que “Sí se puede”, de Miguel Bosé, aunque menos subnopop -en este caso, el alumno superó al maestro.

Lo que planteo no es ninguna frivolidad: aquí no estamos hablando de Ramoncín, sino de un grupo que, como nos contó hace unas semanas, tiene un programa político (más o menos) realizable, basado en

(1): prohibir la música latina; (2): independizar Usera; (3) legalizar el matrimonio entre dos personas del mismo sexo, aunque ellos no quieran.

Vale que haya algunas cosas de la canción que hayan pasado a mejor vida (política, quiero decir), como Zapatero o el Estatut de Cataluña, pero, si echamos un ojo a las encuestas y nos basamos en ellas, a buena parte de las damas y caballeros que están tirándose los trastos en el Congreso les queda poco tiempo para abandonar su puesto de trabajo.

Quién sabe: lo mismo, tras el debate, nuestros parlamentarios se van a bailar. Imagínense, por ejemplo, a Floriano metiendo ficha a Rosa Díez, a Pedro Sánchez pidiéndole el whatsapp a Joan Tardà, y así.

Viva la democracia. Viva Ojete Calor.

Comenta con tu usuario de Facebook

comments

Jesús F. Úbeda

Jesús Úbeda nace en 1989 en Ciudad Real. En 2006 se traslada a Madrid, donde vive. Licenciado en Periodismo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Al utilizar nuestro sitio web, usted consiente el uso de cookies de acuerdo con nuestra política de cookies. Obtenga más información sobre: cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies