De Los Chichos a Battiato: otra extravagante lista para melómanos como usted

discos-fabio

Con el final de año y el comienzo de otro, todas las publicaciones musicales se apresuran a hacer lista con lo mejor del año. En Acordes Modernos llevamos unas cuantas ya, pero los criterios que se han seguido son lo más variopinto posible. En este contexto, añado yo la mía. No hay ningún disco publicado este año, ni tampoco son mis discos favoritos, ni nada por el estilo. Son simplemente una madeja de álbumes que incluyo por considerar que no están lo suficientemente recordados, o los artistas no tienen el reconocimiento que en mi opinión se merecen, o simplemente los meto por capricho. Todos ellos me han hecho vibrar en algún momento de mi existencia, forman orgullosamente parte de mi educación musical, y tenía ganas de escribir sobre ellos con el mismo placer con el que en ocasiones me gusta volver a escucharlos. El año que viene, lo hacemos otra vez.

Nota: Esta lista es un servicio público en pos de la diversidad musical, y pretende reivindicar grandes trabajos con el fin de presentártelos en caso de que no conocieras previamente de su existencia. La lista carece de veleidades snob y no pretende excluir a nadie, sino provocar un acercamiento cultural. Incluyo estos discos para hacerte disfrutar a ti, lector, seas quien seas. Hipsters y demás fauna que mira a los demás por encima del hombro: extinguíos.

Battiato - Sulle corde di aries

Sulle corde di Aries (1973) – FRANCO BATTIATO

El tercer LP del genio siciliano es una de las obras cumbres de la música progresiva europea. A medio camino entre el experimentalismo formal –pero todavía no llevado al extremo stockhauseniano de discos posteriores como M.elle le “Gladiator” (1975) o L’egitto prima delle sabbie (1978), prácticamente insoportables-, y el tecnopop luminoso y extravagante que encumbrará al autor merecidamente en la década de 1980; en Sulle corde di Aries nos encontramos una mezcolanza entre música clásica y rock progresivo interpretado con un enjambre de teclados y sintetizadores, amén de textos con meditaciones místico-orientalistas tan caras a Battiato. Y con los dieciséis minutos de “Sequenze e frequenze”, pura madeja electrónica, presidiendo la cara A. Un clásico.

 

Chicago - Live in Japan

Live in Japan (1975) – CHICAGO

Curiosa la trayectoria de Chicago: sus primeros álbumes los situaban como una de las bandas de jazz-rock más ardientes del panorama internacional, que no hacían ascos a largos desarrollos instrumentales o atrevimientos vanguardistas; para evolucionar, ya en la década de 1980, en un sonido AOR pasteloso, de una melosidad que ya quisieran para sí ciertos cantantes de Operación Triunfo. Este disco en directo, grabado en Japón en 1972, publicado años después exclusivamente en aquel país y reeditado en CD en todo el mundo recientemente, recoge canciones de sus cinco primeros discos, por lo que la emoción soul-rock está a flor de piel, los vientos incendian los tímpanos y un huracán de ritmo fluye electrizante por tus neuronas.

 

Chichos - Para que tú lo bailes

Para que tú lo bailes (1981) – LOS CHICHOS

47 Éxitos inconmensurable en poco más de 32 minutos, ¿alguien da más? Cierto que “Bailarás con alegría” se repite en varias ocasiones a manera de leitmotiv, pero la manera de engarzar a modo de popurri el repertorio eterno de Los Chichos es simplemente magistral. “Músicos del pueblo y para el pueblo”, verdaderos maestros del arte de la canción popular, Los Chichos despuntaron a mediados de la década de 1970 haciendo rumba con instrumentación netamente rock, con fuerte apoyatura en los teclados. Destilando la crudeza de una realidad dura y adversa, la transformaron en una fiesta, pero manteniendo siempre un fuerte tinte social, sin dejar de pisar el suelo. Su sobreexposición en ferias y verbenas, así como un incontestable clasismo –más que racismo- por parte de muchos melómanos les relegó al filo de la marginalidad musical, aún a pesar de agotar una y otra vez las reediciones de sus casetes. Si todavía no los has sentido, ya tardas en redescubrirlos sin prejuicios.

 

Fela Kuti - Zombie

Zombie (1977) – FELA AND AFRIKA 70

El multiinstrumentista nigeriano Fela Kuti es una de las figuras más deslumbrantes que ha dado la historia reciente de África, y es uno de los grandes mitos del continente, prácticamente al mismo nivel que políticos como N’Krumah, Nyerere o Mandela. Zombie es el trabajo más célebre de una carrera que abarca, según Wikipedia, 77 CDs. Disco de Afrobeat de apenas 25 minutos, las dos canciones que ocupan cada cara tienen un desarrollo prácticamente similar: una larga introducción instrumental muy rítmica, con clara importancia del saxofón, y una segunda parte vocal, con apoyo de coros femeninos, mientras que Fela clama contra el ejército nigeriano en “Zombie” y contra el colonialismo y su repercusión en “Mister Follow Follow”. El compromiso político que Fela hizo gala siempre le llevará a sufrir varios ataques por parte de los gobiernos dictatoriales en varios países.

 

Imán Califato Independiente

Imán, califato independiente (1978) – IMÁN, CALIFATO INDEPENDIENTE

Disco de culto para todos los fanáticos del rock progresivo, el primer álbum de Imán, Califato Independiente incluye en su cara A un larguísimo desarrollo virtuosístico de improvisaciones que amalgaman música arábiga con rock progresivo, flamenco y jazz. En su cara B, “Darshan” propone un interesantísimo juego de variaciones de la melodía, con el teclado presidiendo la canción, transformado en piano en la relajante e igualmente evocadora “Cerro alegre”. Cierra el disco la introspectiva “Canción de la oruga”, único tema vocal de tan reivindicable álbum. Reseña dedicada a la memoria de Marcos Mantero, teclista del disco, fallecido el pasado día 7 de diciembre.

 

Nacha - Aquí estoy

Aquí estoy (1981) – NACHA GUEVARA

Una mujer que tiene en su haber desde trabajos a dúo con Mario Benedetti a relecturas de tangos a base de guitarrazos de rock duro. Aquí estoy fue el penúltimo LP que la diva argentina grabó durante su exilio en España –el último fue un álbum de sevillanas, otro capricho más en la desconcertante carrera de Nacha-. La canción que abre el disco relata, a ritmo de music-hall, las andanzas de una mujer que lo mismo se ha codeado con magnates que ha sufrido atentados por parte de la Triple A. El resto del álbum supone un elaborado pop sinfónico límpido, con arreglos y dirección de orquesta de su por entonces inseparable esposo y pianista Alberto Favero (hoy separados, siguen colaborando en giras puntuales), siempre garante de calidad en la instrumentación. Junto clásicos como “Send in the clowns” o versiones de Silvio Rodríguez, Jacques Brel o Chico Buarque -su lectura de “Construcción”, aún más hipnótica que la original, es de largo lo mejor del disco- se introduce un adelanto del músical Eva, sobre la vida de Evita Duarte, que la artista llevará a escena años después. En la actualidad, Nacha alterna recitales con apariciones en televisión, y ha detenido el paso del tiempo en su cuerpo gracias a un milagro llamado cirugía estética.

Nuevo Mester de Juglaría - Directo

10 Años de canción tradicional en directo (1979) – NUEVO MESTER DE JUGLARÍA 

Nuevo Mester de Juglaría desarrolla su labor desde hace más de cuatro décadas, casete en mano, rescatando de manera oral el folklore tradicional castellano, para después registrarlo ellos en discos. Para conmemorar diez años de actividad, grabaron en julio de 1979 dos conciertos en Segovia y Aranda de Duero –un tercero programado en Zamora fue prohibido, supongo que por motivos políticos- y el resultado es una verdadera fiesta, uno de los discos en directo más excitantes que he escuchado jamás. Un show muy bien construido, no solo por su diversidad musical –aquí hay jotas, coplillas, romances, polkas y hasta perversiones de canto gregoriano- y temática –desde los temas picarescos hasta trágicos, pasando por múltiples referencias a la vida cotidiana y fiestas populares de nuestros ancestros-, sino también por la brillante instrumentación, los juegos de voces compactos, los originales arreglos y la casi perfecta comunión con el público. ¿Qué más se le puede pedir a un disco en directo?

 

Pu i Zhing

Uu che lio ieng (2004) PU I ZHING

Navidades 2006-2007. Me encontraba exóticamente en Cantón preguntando en las tiendas de discos por “Chinese rock music” cuando me dieron gato por liebre con un tal Jay Chou, una especie de Nick Carter nacido en Taiwán. Más suerte tuve en Pekín con este extraño disco, un álbum doble completamente instrumental que mezcla sonoridades tradicionales chinas con una música rock cálida y planeadora, un remanso de paz absolutamente minimalista, que en ocasiones me evoca a Wilco. El libreto, plagado de fotos de paisajes y detalles que busca evocar el todo por la parte, hacía más enigmática la escucha. Los tenderos del todo a cien de mi pueblo me han ayudado a transcribir el nombre del título y artista para este artículo, aunque no han sabido traducirme nada. Si algún lector puede aportar más datos en los comentarios, se agradece.

 

Ramoncín - Canciones desnudas

Canciones desnudas Vol. 1 (2002) – RAMONCÍN

Ramoncín fue un perseverante currela del rock durante toda la década de 1980, y cuando tocó la cumbre con su doble LP en directo Al límite, vivo y salvaje (1990)… se retiró de la música para dedicarse a menesteres tan variopintos como presentar un concurso familiar (Lingo) o escribir un diccionario de jerga (Tocho cheli). Sin embargo, abanderar la defensa de la SGAE como nadie en su gremio se atrevía a hacerlo y sobreexponer sus argumentos en toda clase de programas televisivos, convertirán a Ramoncín en uno de los personajes más odiados del país. Es entonces cuando el vallecano decide rebuscar en el baúl y publicar el combo de 2 CDs+DVD Canciones desnudas vol. I (2004), para autorreivindicar su legado, aunque la mala fama acumulada por el cantante hará pasar el disco prácticamente inadvertido. A pesar de que el álbum incluye un CD de rarezas solo digerible para los muy fans –existen-, el otro disco y el DVD incluyen un concierto grabado en Pamplona en 1984 para las cámaras de TVE, con un Ramoncín pletórico, apoteósico, descomunal. Sería injusto relegarlo al olvido, Ramoncín fue un músico con galones que hacía un rock de alto octanaje, y este es el documento perfecto para demostrarlo.

 

El Tri - Simplemente

Simplemente (1984) – EL TRI

Obnubilados por la música anglosajona, considero que España ha despreciado buena parte del rock que se hacía en Latinoamérica. Así, nos hemos perdido los trabajos de brasileños como Raul Seixas u Os Mutantes, de argentinos como Charly García o Luis Alberto Spinetta o los de El Tri, la banda de rock más importante de México. Simplemente fue el primer disco que la banda firma con su nombre (antes se llamaba Three Souls In My Mind). Dentro incluye la desgarrada “Triste canción” y su furioso saxo, un tema que todo ciudadano mexicano sabe tararear (como en España “A quién le importa” o “Amante bandido”), pero también la incendiaria “Agua mi niño”, canción publicitaria de la cervecería de unos colegas, la trágica “San Juanico” o la melancólica “Metro Banderas”, con el incombustible Álex Lora aullando como él sabe.

Comenta con tu usuario de Facebook

comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Al utilizar nuestro sitio web, usted consiente el uso de cookies de acuerdo con nuestra política de cookies. Obtenga más información sobre: cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies