Grupos, solistas y fútbol: el impacto de la grada en la música

Evaristo Páramos, líder de La Polla, con la camiseta del RC Celta de Vigo donde ha sustituido algunas letras del habitual CITROËN por un K T DEN.
Evaristo Páramos, líder de La Polla, con la camiseta del RC Celta de Vigo donde ha sustituido algunas letras del habitual CITROËN por un K T DEN.

El mundo del fútbol es algo que se ha de coger siempre con pinzas, pues escribir sobre fútbol sin ser un periodista estridente, de los que llevan gomina hasta la espalda, siempre te va a salir a deber, bien porque la gente que no le guste el fútbol te acuse de rancio y abducido por la masa o bien porque el aficionado de otro equipo que no sea el tuyo te coja un bonito e injustificado asco.

A mí me da igual porque el fútbol, como el resto de cosas que componen el folklore cultural mundial, ha pasado a ser previsible, inconcebible económicamente y, en muchos casos, ridículo, como, repito, pueda serlo el mundo de la música o de cualquier otra cosa que se pueda empaquetar, vender y rentabilizar. Es por tanto que no me da ningún rubor escribir sobre este fútbol alienante y subyugador como no me ha dado vergüenza hasta ahora escribir sobre opulentas estrellas del rock, es más, por qué no hacer el pecado doble, por qué no añadirle un piso más al pastel de mierda y hablar de fútbol y música.

Johnny Rotten animando al Arsenal en la final de la League Cup que acabó perdiendo el conjunto londinense contra el Birmingham en 2011.

Conocidos son por muchos algunos nombres asociados a equipos de fútbol por el renombre de ambos, haciendo un binomio imposible de olvidar como por ejemplo el formado por los hermanos Gallagher de Oasis y el equipo del que son hinchas incondicionales, el Manchester City (tanto es así que expulsaron a Liam Gallagher del Bernabéu en el año 2012), como por otro ilustre ciudadano de Manchester como Ian Curtis (aunque no soy capaz de verle muy ensimismado con el fútbol tampoco). Sus vecinos del United también cuentan con una lista abultada de exitosos músicos como Morrisey, Ian Brown de los Stone Roses o como el resto de los Joy Division. Otro de los equipos ingleses que cuenta con unos aficionados de altura es el Arsenal, no en vano el equipo londinense puede presumir de haber visto en sus gradas a Roger Waters y David Gilmour de Pink Floyd, a Johnny Rotten o a Mick Jagger.

Pero dejémonos de tanta estrella y tanto equipo inglés y pongámonos más castizos para hablar de La Liga, la que se proclamaba, hace unos años por lo menos, de las estrellas. Yo, personalmente, soy fiel seguidor del Real Club Celta de Vigo y por tanto le voy a dar un protagonismo mucho mayor que al resto, pues para eso soy yo el que está presionando las teclas en este momento. Uno de los celtistas más famosos es Evaristo Páramos, cantante ilustre del grupo punk La Polla Records. Míticas son sus apariciones con su camiseta ‘tuneada’ del Celta o su ¡Aúpa el Celta! del “Gol en el campo” de La polla en TUrecto. Y es que este club, por mucho que se empeñen en decir lo contrario, mueve masas, no muchos equipos pueden presumir de tener ‘casi’ de socio a Charlie Sheen, pero eso es otra historia. Otro de los grandes nombres de la afición del Celta es, sin duda, Siniestro Total. Quizá no podía ser de otra manera siendo, como son, naturales de Vigo pero es cierto que, pese a algún desliz con aire provocativo, se han dedicado a diseminar la semilla del celtismo por allá por donde han ido, ya sea tocando el himno del Celta (en castellano, eso sí), con una versión de ‘Thunderstruck’ donde convierten al equipo celeste en un trueno azul imparable o celebrando el último ascenso en el mismo césped de Balaídos. En esa misma fiesta tocaron los también vigueses Keltoi!, que puede que para el público general sean unos desconocidos, pero para los aficionados al Oi! o al Celta es un nombre muy a tener en cuenta, no en vano son los compositores de uno de los himnos no oficiales del equipo olívico, ‘1923′(año de fundación del Club), como demostraron en el programa de la TVG, No bico un cantar, donde interpretaron además una canción que bien podría ser otro digno himno del Celta, “Unhas cores un sentimento”.

Otra de las celtistas insignes que he encontrado (porque no conocía) es a Silvia Superstar, la cual, parece ser, que pertenece a un grupo llamado Killer Barbies. Como tampoco quiero faltar a la verdad y ponerme a hablar de cosas de las que no sé absolutamente nada, invito desde aquí a conocer a la buena de Silvia y a su trabajo a todos los lectores porque yo no me veo capaz de mentirles y empezar aquí a contar su vida y milagros según internet. Sin volver a tocar todavía la realidad del todo, encontramos a un sorprendente invitado con la camiseta del Celta, Luis Tosar. Y sí, porque además de actor, y de los buenos, es cantante y, oigan, con disco publicado y todo. Bajo el nombre de Di Elas (primero The Ellas) han publicado un álbum homónimo, el resultado de este disco me es desconocido, pero gracias a algún material que circula por la red he podido comprobar que Luis Tosar canta sorprendentemente bien, pero parece que el grupo en general ni chicha, ni limoná (aunque, olé sus cojones por atreverse). Terminaré mi homenaje al Real Club Celta con más de eso, es decir, con más de celta pues es Carlos Núñez, el mítico compositor de música céltica, también un celtista de pro.

Rosendo y Robe Iniesta con la camiseta del Atlético de Madrid. Permítaseme dudar del atletismo de Robe por, entre otras cosas, carecer de escudo su camiseta.

Dando paso al resto de equipos, empezamos por un Mikel Erentxun que, aunque en algún momento se ha especulado podría ser también aficionado vigués por su aparición en un programa de la TVG con una camiseta celeste, no parece demasiado cierto, más allá de las simpatías de Mikel, que por supuesto desconozco, es bien sabido que es un gran aficionado de la Real Sociedad de San Sebastián, tanto es así que compuso la música e interpretó el himno del centenario de la Real en Anoeta (que, por cierto, es machacón a base de bien). Hablando de himnos de centenarios, y pasando de puntillas por los Arrebato (el del Sevilla) o por los Rulos (Racing de Santander) de turno, debemos hablar del GRAN (con mayúsculas) himno de un centenario, el de Joaquín Sabina al Atlético de Madrid; y es que, sin gustarme ni siquiera el pobre Joaquín (que en esta página puede ser sacrilegio), me puedo encontrar con el himno de otro equipo en la cabeza rebotándome sin parar, un gran acierto. Si Sabina es una de las grandes imágenes del Atleti, la otra es sin duda Rosendo, que no duda en vestir los colores atléticos cuando tiene oportunidad, sin olvidarnos, claro, del gran Germán ‘el mono’ Burgos, que defendió la portería del Calderón del año 2001 al 2004 y que actualmente desempeña labores de segundo entrenador de Simeone, pues este fue también conocido por su actividad musical, colaborando con Sabina para la canción del centenario, con los infames Mago de Oz en un videoclip o con sus propias bandas con las que publicó cuatro discos.

Del otro atlético, el Athletic de Bilbao, podemos encontrar una larga lista de celebridades dispuestas a enfundarse la casaca rojiblanca pues debe de ser uno de los equipos que más simpatías despierte. Entre los músicos, podemos destacar a los MCD, que versionaron el himno, Fito Cabrales, el otrora miembro de Platero y Tú, desde hace muchos años en solitario o al músico folk Kepa Junkera al que, por cierto, tuve la suerte de ver no hace mucho en un concierto en la Plaza Mayor de Salamanca.

Y no me olvido del gran rival, del Deportivo de la Coruña, aunque me tiente, ya que cuenta entre sus aficionados con unos de los grandes: Los Suaves. No hay duda alguna de su deportivismo pues tienen incluso un tema, publicado en el recopilatorio Un paso atrás en el tiempo, llamado ‘Riazor Blues‘ (peña del Deportivo). Supongo que puedo pasarlo por alto.

Y no, no me olvido de los capos, de los que mandan sin querer hacer ver que mandan, de los que hablan de ‘la Liga de 3′ y ‘la liga de 5′ para esconder los fajos sin remordimientos mientras nos distraen, no me olvido de Real Madrid ni de Fútbol Club Barcelona. Me perdonarán los aficionados de estos equipos que me tome mi pequeña revancha con ellos y no rebusque entre la lista insigne de aficionados y me meta más en la de esos más peculiares. Por parte del Real Madrid, en punta de ataque, tenemos a Camela, más concretamente a un tal Dioni, que unió fuerzas a un señor muy raro apodado ‘el Torero’, para hacer una revisión sui géneris de la trayectoria del Madrid en la Copa de Europa, canela en rama. En la parte del Barcelona encontramos a una cantante de altura, María Lapiedra, que le dedicó una canción al que fuera presidente del equipo, Joan Laporta. No puedo comentar mucho más. Dos temas que bien valen una pequeña venganza quizá demasiado cruel.

Guarden pues, ahora que ya ha acabado, sus caras largas y suspiros por hablar otra vez de fútbol, porque sí, ya sé que el fútbol les inunda y les ahoga, pero intenten verle el lado bueno, si lo hicieron Freddy Mercury, Steve Harris, los Beatles y Bob Marley, ¿no podemos hacerlo todos y reírnos de esta tontería que es el fútbol, la música o la vida?

Comenta con tu usuario de Facebook

comments

Rodrigo Pérez

Rodrigo Pérez nace en Talavera de la Reina, donde ha colaborado con distintas bandas de las que ha sido despedido fulminantemente. Estudió Biología en Salamanca y Lengua y Literatura por la UNED.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Al utilizar nuestro sitio web, usted consiente el uso de cookies de acuerdo con nuestra política de cookies. Obtenga más información sobre: cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies