Así suena ‘Popular problems’: el último disco de Leonard Cohen

Portada de 'Popular problems'
Portada de ‘Popular problems’

Leonard Cohen cumplirá 80 años y, para celebrarlo, publicará un nuevo disco: Popular problems. Sale el lunes 23 de septiembre. Cohen ha demostrado hasta el exceso más envidiable que es un genio, que quizá, junto a Bob Dylan, sea el mejor escritor de canciones de todos los tiempos, y a los “Everybody knows”, “Tower of song”, “The future” o “Bird on the wire”, por poner unos escasísimos ejemplos, me remito. Con todos mis respetos y mi admiración, creo que este (casi ya) octogenario no tenía ninguna necesidad ni urgencia popular y/o mediática de seguir demostrando nada. Por fortuna para quienes lo admiramos, esa cosa obscena que algunos llaman “la edad” no pesa en el canadiense, y si bien no nos ha brindado -seamos honestos, es lo que hay- su mejor trabajo, sí que nos presenta un disco más que notable.

Lo que más me ha sorprendido de Popular problems es su concisión: el álbum contiene nueve temas, que oscilan entre los 3 y los 5 minutos de duración -lo extraño en un disco del canadiense es no encontrarse, como mínimo, 4-5 temas que no superen los 5-6 minutos. Cohen no se ha enrollado demasiado en sus declaraciones, no hay excesivas florituras instrumentales, y en las canciones empieza a cantar muy pronto. También me ha llamado mucho la atención ese arreglo, ese coro árabe que suena en “Nevermind” -“No podría matar de la manera que tú matas”, dice en esta pieza. Creo que es la primera vez que Cohen incorpora ese maquillaje a una obra suya. Me ha gustado.

Pese a esos detallitos, Popular problems suena a disco de Cohen. Sabe bastante a su (ya) penúltimo trabajo, Old Ideas. Hay mucho blues, mucha balada, mucho coro delicioso y femenino, quizás prime el violín como instrumento de adorno más que en otros trabajos. Hay crítica política implícita, fotografías de degradación, reflexiones teológicas, autopsias de amor. Reconozco que Popular problems no me ha calado tanto como Old Ideas. Quizá porque, cuando salió el penúltimo disco de estudio de Cohen, había más hambre, más necesidad de escuchar canciones nuevas suyas. Por ejemplo, recuerdo “Going home”, toda una declaración profunda de intenciones, en la que el canadiense venía a decir que ha vuelto a la música y a la composición para quedarse. “Slow“, la canción con la que arranca Popular problems, me gusta, tiene un brillo crepuscular fino, pero no me ha puesto el pelo de punta.

Curiosamente, las canciones que más me han gustado son de corte religioso, como “Samson in New Orleans“, con reminiscencias trágicas del huracán Katrina, íntima, puede que con doble sentido, y, sobre todo, “B0rn in chains“, tema que interpretó en su pasada gira y en la que se cruzan los viajes a no sé sabe dónde, la soledad, la huida de los judíos de Egipto y los sueños del faraón. ¿Mi favorita? Una canción cursi de desamor: “Did I ever love you”. En ninguna otra pieza del disco suena Cohen tan de raíz, tan quebrado, tan en bruto: “¿Alguna vez fui alguien capaz de amarte para siempre?”. Las estrofas están regadas de un piano romanticón; el estribillo, en cambio, suena a country agridulce.

Pues sí, señores: el señor Cohen nos ha regalado otro disco que es crema. A sus 80 años. Jubílense aquellos que quieran colgarle el cartel de ‘tipo acabado’. Vamos a concluir hablando del single elegido para promocionar Popular problems, “Almost like the blues“, una canción que recuerda apocalíptica, que huele a azufre y a periódico del día, pesimista/realista. En opinión del cantautor, al ser humano no le queda otra que “helársele el corazón, para mantener lejos la podredumbre”. Disfrútenla.

Comenta con tu usuario de Facebook

comments

Jesús F. Úbeda

Jesús Úbeda nace en 1989 en Ciudad Real. En 2006 se traslada a Madrid, donde vive. Licenciado en Periodismo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Al utilizar nuestro sitio web, usted consiente el uso de cookies de acuerdo con nuestra política de cookies. Obtenga más información sobre: cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies