‘El creyente’: el mejor argumento para ir a un concierto de Loquillo

loquillo-mexico-creyente
Cartel de Loquillo para el DF

“Abriros a vuestros sueños, abrazad ese lugar, / vuestro viaje es tan fugaz”, pum, pum, es la vecina de arriba: “¡Baja el volumen a la puta música!”. “¡Son las ocho de la tarde, no me puedes denunciar!”, respondo. Y sigue sonando El creyente, es decir, el último disco en directo de Loquillo. En mi tele, a todo trapo. Me gustan mucho los 2 CDs que conforman el trabajo, pero con el DVD me flipo. ¿Habéis ido a un concierto del Loco? Si la respuesta es negativa, dos consejos: 1) acudid a uno de sus shows de manera urgente, y 2) hasta entonces, escuchad/ved El creyente: un gran reflejo, una plasmación fiel e intensa de un show del copón.

El creyente fue grabado/filmado en el Palacio de Deportes de Granada -ay, mi Granada, urbe de Alhambra, Reyes Católicos, shawarmas, botellódromo y grandes amigos. El lugar del concierto lubrica el resultado: el rock siempre suena mejor en grandes recintos que en teatros o salas de conciertos. El evento tuvo lugar el 22 de febrero. Acudieron 7.000 feligreses.

“Guiado por la fuerza del creyente, (…) / o abrazar la fe del ausente, / huérfano de destino”. En cada concierto de Loquillo hay una declaración de intenciones y un agarrón de camisa que te invita a pensar, a tener unos valores, a ser un individuo. Lo del Loco no es una homilía ni es una predicación: él se planta en el escenario, suelta su mensaje, y cada uno que se lo coma con su pan, si quiere.

El creyente ofrece un repertorio generoso -26 canciones-, en el que se alternan clásicos como “Rock and roll star” o “El ritmo del garage” con temas más recientes -los que más me gustan: desde Balmoral, quizá la obra del Loco esté más pulida, vista con más clase, será por cosa de la experiencia, no sé- como “Memoria de jóvenes airados”, “La nave de los locos” o “El mundo necesita hombres objeto”. Como piezas sui generis encontramos “Rock de Europa”, junto a Ariel Rot y Leiva -que compartieron gira con el artista catalán el año pasado- y “Spanish Bombs”, una versión de The Clash.

Lo que más me gusta del trabajo es ese barniz vivo, ese sonido orgánico, valiente y elegante que, como ya he dicho antes, es más acentuado y perceptible, en mi opinión, desde Balmoral. Qué bien saben en El creyente “Salvador”, “La mataré” o “El rompeolas”. Cómo crecen “Memoria de jóvenes airados” o “La nave de los locos”, con solos más prorrogados y con la adrenalina del escenario. Y, cómo no, es inevitable quitarse el sombrero ante los Stinus, Paskual, García, Alcalá, Comet y Castagnet. El Loco goza de una de las mejores bandas de rock en España -y, seguramente, de su mejor trío guitarrero.

Loquillo finaliza su gira El creyente en España el 3 de octubre, en Santander, se toma unos días de relax -o de lo que sea, qué más da-, cruza el charco, y pone su pica en México. Por ahora, hay dos fechas confirmadas: el 31 de octubre, en el DF; el 2 de noviembre, en Guadalajara, en el festival Coordenada, junto a Bunbury y Calamaro. Los hermanos mexicanos apuestan fuerte por el rock&roll de calidad. Enhorabuena.

“Vamos todos juntos como locos a bailar, a estremecer la nación”, pum, pum, y la vecina que vuelve a quejarse.

Comenta con tu usuario de Facebook

comments

Jesús F. Úbeda

Jesús Úbeda nace en 1989 en Ciudad Real. En 2006 se traslada a Madrid, donde vive. Licenciado en Periodismo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Al utilizar nuestro sitio web, usted consiente el uso de cookies de acuerdo con nuestra política de cookies. Obtenga más información sobre: cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies