“Ballad of a Thin Man” de Bob Dylan: el himno sórdido del hombre moderno

dylan-llaves

Periodista: ¿Quién es Mr. Jones?

Bob Dylan: Pues Mr. Jones. No te diré su nombre. Me demandarían.

Periodista: ¿Cómo se gana la vida?

Bob Dylan: Es un chapero. Y lleva tirantes.

Rueda de prensa televisiva, KQED (San Francisco), 3 de diciembre de 1965

 

Me han encargado en el curro que, para una nueva sección veraniega, recomiende 5 ó 6 discos clásicos, hecho que, precisamente, no me ha disgustado -uno disfruta escribiendo sobre lo que le gusta-. Uno de los LPs que he elegido es el Highway 61 Revisited, de Bob Dylan. Creo que es un trabajo maravilloso, la enésima demostración de que el cantautor de Duluth es el mejor escritor de canciones de todos los tiempos -toma epitafio-. El Highway es un disco que me sé casi de memoria. Lo habré escuchado, sin exagerar, unas 400 ó 500 veces. Me he detenido ante una de sus canciones. He vuelto a caer en su embrujo, en su hipnosis. He degustado su crudeza, su poesía, su mensaje, y me he quedado KO, como cuando me planté ante ella por primera vez. Me he sentido como se debieron encontrar los antiguos ante el discurso de algún mesías errante, fuera verdadero o no.

El tema en cuestión es “Ballad of a Thin Man”:

En numerosas ocasiones, Dylan juega al despiste en sus letras, llenándolas de simbología, de quiebros imposibles, de esperpento. No sé quién es exactamente el Mr. Jones que protagoniza la canción. En la rueda de prensa que citamos al principio del texto, un Dylan joven y colocado dijo que era un chapero. Sin ánimo de sentar cátedra y con toda la subjetividad posible -bienvenido sea el debate si se abre-, yo digo que Mr. Jones es la caricatura grotesca del hombre mediocre, aburrido, hipócrita y, en el fondo asustado. Una caricatura que no solo se limita a un tipo de mediados de los 60 del siglo pasado, sino a un tipo universal, también de hoy mismo. De Mr. Jones hablaron los clásicos griegos, Jesucristo, Nietzsche o Sartre. Todos hemos conocido/conocemos a Mr. Jones, y todos nos hemos sentido Mr. Jones en algún momento de nuestras vidas. Lo siento.

“Pero algo está ocurriendo / y no sabes lo que es. / ¿No es así, Mr. Jones?”, reza el estribillo que cierra cada una de las estrofas y que resume con genial precisión el ideal final de la canción: Mr. Jones no sabe qué está ocurriendo en su vida. En este sentido, la segunda estrofa notamos un juego de preguntas maravilloso, una conversación tan perfecta como absurda y, por ello, adecuada:

Levantas la cabeza
y preguntas, “¿Está eso donde está?”,
y alguien te señala
y dice: “Es suyo”,
y tú dices: “¿Qué es mío?”,
y algún otro dice: “¿Dónde está el qué?”,
y tú dices: “Oh, Dios mío,
¿estoy aquí totalmente solo?”.

Mr. Jones es un hombre al que nadie tiene respeto alguno, del que se ríe un payaso -quien también le pregunta: “¿Qué se siente al ser como un freak?”-, que presta su garganta a un tragasables y que ronda por la habitación “como un camello”. Su aparente cultura tampoco le libra de ser un don nadie:

Has estado con catedráticos
y a todos ellos les gustaban tus ideas,
con grandes abogados has
discutido sobre leprosos y criminales,
te has empollado todos
los libros de F. Scott Fitzgerald,
eres un muy buen lector,
es cosa sabida.

“Ballad of a Thin Man” ha sido una de las obras más utilizadas por BD tanto en sus discos en directo como en sus conciertos. Yo tuve la fortuna de escucharla en directo junto a Antonio Cambronero -invitado por él-, cuando Dylan actuó en Bilbao, en la explanada del Guggenheim. En su última versión, no tan enérgica como la original, el cantautor incorporaba un efecto de eco que le daba un nuevo punto de suciedad a la obra también muy agradable. Aquí el ejemplo:

Espero que hayan disfrutado de este diamante de la canción oscura. Viva Dylan.

Comenta con tu usuario de Facebook

comments

Jesús F. Úbeda

Jesús Úbeda nace en 1989 en Ciudad Real. En 2006 se traslada a Madrid, donde vive. Licenciado en Periodismo.

Un comentario sobre ““Ballad of a Thin Man” de Bob Dylan: el himno sórdido del hombre moderno

  • el 22 mayo, 2015 a las 9:56 pm
    Permalink

    En la canción “Ballad of a Thin Man”, Mr. Jones es el propio Bob Dylan, quien siempre ha tenido un dilema interno, lleno de dudas y acoso.

    Un saludo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Al utilizar nuestro sitio web, usted consiente el uso de cookies de acuerdo con nuestra política de cookies. Obtenga más información sobre: cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies