“Heroes”, de David Bowie: el gran himno del amor invencible

Portada del disco 'Heroes'
Portada del disco ‘Heroes’

Busco un libro del escritor italiano Alberto Denti di Pirajno (1886-1968) llamado Una tumba para un delfín. He encontrado alguna que otra edición en español, antigua, en mal estado, cara en exceso, y desde luego que no estoy por la labor de vender ninguno de mis órganos para adquirir la publicación. No sé de qué trata, pero sí sé que fue uno de los pilares que inspiraron una de las mejores canciones –no solo del pop/rock, sino en general- de todo el siglo XX.

El otro pilar en el que se inspiró el tema en cuestión es un cuadro. La comunión del ser humano con la naturaleza fue el tema central en la pintura del artista alemán de origen polaco Otto Mueller (1874-1930), expresionista, medio gitano, repudiado por los nazis. En una de sus obras más destacadas, Amantes entre los muros del jardín, el pintor expresionista representa a una pareja besándose en secreto, emparedada por dos tabiques de piedra gris, fríos y discretos.

'Amantes entre los muros del jardín', de Mueller
‘Amantes entre los muros del jardín’, de Mueller

David Bowie planeaba componer una canción basándose en los delfines de Denti di Pirajno y los amantes amurallados de Mueller. Se encontraba en un estudio berlinés, en 1977, junto a su productor Tony Visconti. Le pidió que le dejara tranquilo, que quería encerrarse para fabricar ese tema que tanto circulaba por su mollera.

Mientras le daba vueltas a la letra de la canción, Bowie se asomó por una ventana del estudio y vio a Visconti, quien entonces estaba casado, liándose con la cantante de jazz Antonia Maas, a quien el cantante y el productor conocieron en un club nocturno. Visconti y Maas se besan en una pared cercana. Bowie encuentra la postal fascinante, agita su coctelera creativa, y elabora “Heroes”. Cuando Visconti regresó al estudio, la letra ya estaba terminada.

Nadie duda de que “Heroes” es una de las canciones más importantes de toda la carrera de David Bowie. Pídeme una definición del término “himno”, y yo te respondo, sin ningún género de dudas, “Heroes”. La melodía, compuesta junto a Brian Eno, es hipnótica, balancea, sumerge en una atmósfera mágica, novísima en su momento, única –en parte, gracias a la maravillosa guitarra de Robert Fripp. En cuanto a la letra, es toda una arenga a favor del amor más puro, sin destilar. El amor entendido como expresión de libertad y de lucha, sentimiento (quizás) efímero, pero también magnífico e invencible:

Yo,
yo quisiera que pudieras nadar
como los delfines,
como los delfines nadan.
Aunque nada,
nada nos mantenga unidos
podemos vencerles
por siempre jamás.
Oh, podemos ser héroes
por un día.

Y, cómo no, la sutil y cruda referencia al Berlín dividido:

Puedo recordarnos
de pie junto al muro,
con los disparos sobre nosotros
mientras nos besábamos,
como si nada pudiera fallar.
La vergüenza estaba en la otra mitad
pero podíamos derrotarlos una y otra vez,
podíamos ser héroes
solo por un día.

Disfrutamos de esta genial canción a la de ya. Primero, escuchamos la versión original:

Aquí, una versión en directo durante la última gira del británico, A Reality Tour:

Comenta con tu usuario de Facebook

comments

Jesús F. Úbeda

Jesús Úbeda nace en 1989 en Ciudad Real. En 2006 se traslada a Madrid, donde vive. Licenciado en Periodismo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Al utilizar nuestro sitio web, usted consiente el uso de cookies de acuerdo con nuestra política de cookies. Obtenga más información sobre: cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies