Fiesta a ritmo de ska, rumba y punk en una nueva edición del Planet Babylon

Alamedadosoulna, en pleno concierto | Foto: Javier Garrido
Alamedadosoulna, en pleno concierto | Foto: Javier Garrido

La noche prometía ser animada, la talla de los artistas que se iba a dar cita así lo hacía pensar y cientos de carteles inundaban todo Madrid para recordarle a la gente que el viernes 16 tenía una cita ineludible en Rivas.

La ciudad estaba de fiestas así que aprovechó el tirón para acoger el festival, en el auditorio Miguel Ríos para ser más exactos, esa monumental construcción (como monumental es el músico al cual se le dedicó) que se acuesta sobre la ladera de una loma. Precisamente la inmensidad del auditorio transmitía la sensación de que la afluencia fue escasa, pero lo cierto es que cientos de asistentes se agolpaban en la pista con ganas de bailar durante toda la noche.

El festival dio comienzo con puntualidad y nada mejor para abrir el espectáculo que la banda madrileña de ska Alamedadosoulna. Estos diez músicos parecen llevan el concepto de espectáculo en los genes y a pesar de sus años de rodadura, siguen dándole duro y haciendo imposible que nadie se aburra en sus conciertos. A golpe de viento metal, de saltos y de todo tipo de performances (desde ir con máscaras de caballo, prender una gran carga de dinamita o dar globos al público para que los explotasen), el grupo calentó el ánimo de la gente que se volcó incondicionalmente siendo partícipes del espectáculo.

Alamedadosoulna fue uno de los grupos más destacados | Foto: Javier Garrido
Alamedadosoulna fue uno de los grupos más destacados | Foto: Javier Garrido

No podían despedirse como está mandado sin antes tocar una de sus más aclamadas canciones y que sin duda hoy es de una horripilante actualidad, me refiero a “La Empresa”, ese tema que narra la realidad de muchos de los centros de trabajos. El tema contó con la colaboración de miembros de La Pegatina, que tocaban más tarde, no sin embargo con Canteca de Macao, que también participó en la grabación de la canción.

Más tarde le tocaba el turno a los valencianos de La Raíz, el grupo que ha conseguido hacerse un hueco en lo alto en el panorama musical estatal gracias a canciones pegadizas y potentes de principio a fin. Lo cierto es que tienen un muy buen directo y sabe dosificar bien toda su energía entre las partes de ritmos punk, ska, y de rap, para no aburrir a la gente. No podemos dejar olvidado el compromiso político de sus letras, que pese a lo más que evidente de su temática, están escritas con gusto e ingenio sin caer en la sencillez. El grupo tuvo una mención especial a los que lucharon en la guerra civil, en su tema “Suya mi guerra”, y animando a seguir combatiendo al fascismo, lo cual generó gestos ligeramente airados en los seguratas.

La Luna ya se situaba alta en el cielo cuando comenzó con unos minutos de retraso el concierto de La Pegatina. Y no pudo tener mejor comienzo, una inmensa lluvia de confeti acompañaba la potencia musical del breve fragmento que interpretaron de “Lloverá y yo veré”. El resto del concierto fue una fiesta constante gracias a los ritmos de rumba y ska que caracterizan al grupo. Eso, y la marcha que le ponen en el escenario los componentes, un constante vaivén de movimientos, bailes y carreras que se dieron hasta tal punto, que me costó conseguir una foto del cantante en reposo.

La noche acabó con la actuación musical de los DJ’s Calavera Collective, a la cual servidor no se quedó porque acababa a altas horas de la noche y uno tiene sus responsabilidades. En resumidas cuentas, diré que mereció más que la pena acudir. La organización del festival fue muy cuidada y el único pero que se le puede poner es la lejanía del recinto y su mala comunicación con Madrid máxime a las horas a la que acababa. Guardado queda en la lista de festivales para acudir en las siguientes ediciones.

PD: Para ver el álbum completo de fotografías del festival, visitad mi Flickr.

Comenta con tu usuario de Facebook

comments

Javier Garrido

Javier Garrido nace en Talavera de la Reina y se muda a Madrid, donde se licencia en Comunicación Audiovisual. Sus diversos fracasos musicales no le resignan y reincide con asiduidad. Enamorado del cine, aprendiz de fotografía y dejado con la literatura.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Al utilizar nuestro sitio web, usted consiente el uso de cookies de acuerdo con nuestra política de cookies. Obtenga más información sobre: cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies