Cinco joyas de Extremoduro que no pueden faltar en sus conciertos

extremoduro-robando-perchas

El próximo 16 de mayo arranca en Zaragoza, en el Pabellón Príncipe Felipe, la gira de ExtremoduroPara todos los públicos”, en la que la banda recorrerá buena parte de la geografía nacional hasta el 1 de noviembre, fecha en la que el tour concluirá en Barcelona. En Acordes Modernos tenemos mucha hambre de concierto de Extremoduro y, de hecho, quien les escribe, amén del compañero Santy Pérez, iremos a algún que otro ‘bolo’ de la banda liderada por Robe Iniesta.

Estamos muy pendientes del concierto del 21 de junio en Leganés, programado desde hace meses, pero que peligra porque el equipo local juega los ‘play-offs’ de ascenso a segunda división, y el Ayuntamiento dice que, en caso de que el partido y el concierto coincidan en la fecha y en el lugar, el primero se mantendrá y el segundo se irá a la mierda. Intentaremos aclarar el asunto a lo largo de la jornada.

En fin, no vamos a ser alarmistas, y vamos a frotarnos las manos porque falta poco para la celebración, el desgañite, la ronquera, la borrachera y el sudor, para la entrega del Robe, el solo eterno de Uoho, el punteo de Miguel Colino y la elegante y precisa brutalidad de la batería de Cantera.

Hace unas semanas, desde su web, Extremoduro hizo una encuesta a sus admiradores pidiéndoles que escogieran qué canción, a su juicio, no podía faltar en sus conciertos. Yo, por mi cuenta, propongo/elijo cinco. ¿Por qué cinco? Escojer solo una me es imposible; elegir más, es personalizar demasiado un repertorio, y para eso, más vale ponerse una lista de reproducción en el ordenador que ir a un concierto, donde todo debe ser más anárquico, libre e inesperado.

  • Bribriblibli”, ¿Dónde están mis amigos?, 1993. “Me acuerdo de ti, / me cago en tus muertos”. No se me ocurre mejor arranque para una canción de desamor. Robe prescinde de cursilería y carga con rabia para, después, relajarse: “Sueño con tu piel, / me siento mejor. / Ya no tengo sed. / Ya puedo bailar de flor en flor”. Y al final, la locura, la borrachera (“Mira por donde va el Robe, para mí que ya está pedo”), el bribribliblí. Quizás sea una de las canciones más completas de la banda. Aquí escuchamos una primitiva versión, armónica incluida:

http://youtu.be/67oycNylFPU

  • Golfa”, Canciones prohibidas, 1998. Es una de las mejores baladas de la banda, de las que ponen el pelo de punta, y una de las canciones más representativas de Canciones prohibidas. La eché de menos en la gira anterior, quizás, por eso, la considere tan necesaria en la que va a empezar en unos días.

http://youtu.be/Wtd5rkn0khU

  • Puta”, Yo, minoría absoluta, 2002. Pídeme un sinónimo de “catarsis” y te diré “Puta” -como canción, no como insulto-. He ido a tres conciertos de Extremoduro. El tema ha estado presente en los tres, siempre en la parte final, y me atrevería a decir que no he visto en ningún otro concierto de cualquier otro grupo mayor comunión que la que obtiene Extremoduro con su público cuando toca esta canción. En la anterior gira, “Robando perchas del hotel”, Robe la introducía recitando a Brecht, y Uoho alargaba el solo. Aquí un ejemplo:
  • Resumen de La ley innata, 2008. Ya he dicho ‘cienes y cienes’ de veces que La ley innata me parece la obra cumbre de Extremoduro. Tocar una canción de cuarenta minutos puede ser pesado, más, cuando en el repertorio habrá más de cuatro y cinco canciones que superan los 5-6 minutos. Cuando estuvimos con Robe, este nos dijo que, lo más seguro, es que toquen La ley innata resumida, saltándose partes. Ojalá sea así.
  • Locura transitoria”, Para todos los públicos, 2013. En los conciertos siempre debe haber canciones nuevas. Los artistas, o bien se actualizan con calidad, o bien convierten sus ‘shows’ en karaokes de “Grandes éxitos de ayer”. Extremoduro, afortunadamente, no es el caso. Para todos los públicos es un disco notable que tiene, a mi juicio, tres joyas: “El camino de las utopías”, “Pequeño rock&roll endémico” y “Locura transitoria”. De esas tres, yo creo que la que más brilla es la tercera. Es un viaje más por esa demencia sana del Robe, pero en primera clase.

Comenta con tu usuario de Facebook

comments

Jesús F. Úbeda

Jesús Úbeda nace en 1989 en Ciudad Real. En 2006 se traslada a Madrid, donde vive. Licenciado en Periodismo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Al utilizar nuestro sitio web, usted consiente el uso de cookies de acuerdo con nuestra política de cookies. Obtenga más información sobre: cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies