Música por la voluntad: cultura pura en Lavapiés

factotum-musica-voluntad

Nuestro colega y director de Acordes Modernos Jesús Úbeda nos ha pedido que escribamos un pequeño artículo sobre una iniciativa cultural de gran éxito que nos ha enganchado últimamente. Se trata de Música por la Voluntad. Aunque no seamos los más adecuados para ello (de momento sólo hemos asistido un par de veces) nos hemos animado a compartir nuestra experiencia vivida estas dos tardes en El Colmo de Lavapiés, y aquí va.

MxV es un espacio de encuentro para creadores (músicos y poetas principalmente) con ganas de compartir su arte a cambio de lo que cada uno buenamente quiera o pueda dar. Según suena, estoy seguro de lo que opinarían algunos de mis amigos músicos alérgicos a este tipo de eventos. Dirían que tras esa fachada de “maravilloso lugar donde sentirse libre para comunicar tus ideas al mundo” se oculta un cúmulo de competitividad feroz, egos desmesurados, amistades interesadas, falsa admiración y fijación cainita en los errores del adversario…

Puedo llegar a comprender este tipo de discurso, yo mismo lo he mantenido en determinadas ocasiones y entiendo que de entrada haya cierto recelo. Al fin y al cabo dicen que los artistas son orgullosos por naturaleza. Dice un Hemingway de Woody Allen en Midnight in Paris: “Opino que odio su novela sin haberla leído. Si es mala, la odio. Odio la mala Literatura. Y si es buena, la envidiaré y la odiaré más. No pida la opinión de otro escritor.”

Sin embargo, quien ha estado alguna vez en MxV sabe que hay un ambiente de alegría y buen rollo que hace que al minuto te sientas completamente acogido como uno más de la familia. Más que pretensiones y grandilocuencias se respira un buen humor y una informalidad que es como un chorro de aire de fresco que envuelve las interpretaciones de los artistas que se van sucediendo. Esta aparente falta de seriedad se compatibiliza con el gran respeto por las canciones y el enorme nivel de los participantes. Una auténtica obra maestra también se puede presentar de manera desenfadada y lejos de restarle valor, quizás eso la haga todavía más sublime. Lo divertido no es lo contrario de lo serio.

Todo esto hay que agradecérselo a Julio Hernández, la mente que hay detrás de la propuesta y que cada domingo ejerce como buen anfitrión ante la llegada de los que nos vamos sumando a esta manera festiva de disfrutar de la música. Pensamos que es justo mencionar al que, desde nuestro punto de vista, abrió la veda para que se creyese en este tipo de proyectos que han aflorado en los últimos años en la capital: el gran Andrés Sudón, que lleva con apabullante éxito su recomendable MAL8, cada martes en el Libertad 8.

Música por la Voluntad tiene lugar cada domingo de 19:00 a 22:00 en el Bar El Colmo de Lavapiés (C/ Olmo, 26, Madrid).

Si tienes ganas de enseñar tus canciones, de escuchar buena música y sobre todo de pasártelo muy bien, éste es tu sitio. Aplaudimos que en este estado de crisis generalizada surjan estos pocos y raros lugares donde uno pueda ejercer de sí mismo de vez en cuando o simplemente ver cómo lo hacen otros.

Comenta con tu usuario de Facebook

comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Al utilizar nuestro sitio web, usted consiente el uso de cookies de acuerdo con nuestra política de cookies. Obtenga más información sobre: cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies