23 de abril, Día del Libro: ¿la fiesta de la Literatura?

Librería El Galeón, en Bilbao, Madrid
Librería El Galeón, en Bilbao, Madrid

Más de un concejal de Cultura debió brindar con champán, no sin la dosis adecuada de dramatismo low cost, tras la muerte el pasado jueves del premio Nobel de Literatura, Gabriel García Márquez. Dijo Chéjov: “Confieso que enterrar a algunas gentes constituye un gran placer”. Imagino no solo a esos concejales, consejeros o altos cargos sin imaginación, sino también a esos empresarios de librerías -antónimo de “librero”-, a esos profesionales del marketing, a esos hacedores de dinero, frotándose las manos ante la inminente llegada, este miércoles 23 de abril, del Día del Libro, fecha en la que la gente compra más, yo incluido, por eso de los descuentos, pero que lee lo mismo, cuando no lee menos.

En Madrid, el asunto arranca este martes, a las once de la mañana. Se quiere hacer un mosaico de post-its para “rendir homenaje a uno de los autores más aclamados de todos los tiempos”, dice ABC. Aún desconozco si los organizadores, en los alrededores, han instalado una “colchoneta literaria” o un “tren de la bruja bibliófilo” -en el que, en lugar de asustarte un rumano vestido de vampiro o licántropo, lo hace un rumano vestido, no sé, de la última edición de los cuentos de Lovecraft, o de la autobiografía de Belén Esteban-. Para un servidor, la lectura es un momento íntimo, de silencio, concentración, de viaje, de aprendizaje, de gozo, de risa, de llanto. No sé qué tendrá que ver este aquelarre de post-its con todo esto.

Ojo: no todo lo que se hará en Madrid en el Día del Libro serán chorradas. Apuntado queda el encuentro con Salman Rushdie, o la lectura de “Un millón de poemas malos. Los peores poemas de la Lengua Castellana”, en el Ateneo de Madrid. Además, qué narices, aquí nadie vive encerrado en una cueva, y las ofertas y descuentos que las librerías hacen por la fecha siempre se agradecen, más, si en el bolsillo agujereado de un servidor no entra demasiado dinero. Sí, en realidad, estoy convencido de que disfrutaré muchísimo este miércoles. Perdón por mi cinismo.

Portada de 'Fuga'
Portada de ‘Fuga’

En fin, que Acordes Modernos es una web musical, y en la víspera de este Día del Libro vamos a escuchar una canción de Luis Eduardo Aute, a quien tenemos bastante abandonado. Se llama “Vailima”, y es con la que abre su disco Fuga, publicado en 1981. Vailima es un pueblo de Samoa en el que vivió el escritor Robert Louis Stevenson. Por la canción de Aute pululan escritores como Daniel Defoe, el propio Stevenson, Baroja o Joseph Conrad, y personajes literarios como Simbad, Peter Pan o Moby Dick. No se me ocurre otro tema más apropiado para la fecha. En fin, vamos a leer, a disfrutar, y a tomar cervezas, que diría un sindicalista.

Comenta con tu usuario de Facebook

comments

Jesús F. Úbeda

Jesús Úbeda nace en 1989 en Ciudad Real. En 2006 se traslada a Madrid, donde vive. Licenciado en Periodismo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Al utilizar nuestro sitio web, usted consiente el uso de cookies de acuerdo con nuestra política de cookies. Obtenga más información sobre: cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies