“In the garden”: una canción de Bob Dylan para Semana Santa

saved-dylan
Portada de ‘Saved’

Azaña, cuando la Segunda República, dijo sin precisión que España había dejado de ser católica. En mi opinión, España, lo que ya no es, es católica practicante, pero en lo tocante a procesiones, misas de Jueves y Viernes Santo, dulces de Santa Teresa, saetas y romerías, seguimos siendo la reserva espiritual de Occidente, entendiéndose espiritual como folclore, tradición, etcétera. Preciso un poco más: España es un país católico, pero no es un país cristiano. El cofrade y el obispo tienen más peso social que Jesús (Cristo, digo). La mayoría -“mayoría” no es sinónimo de “totalidad”- de los creyentes creen porque se lo han dicho sus padres, pero no viven su fe.

Acordes Modernos es un blog aconfesional, como la Constitución, en el que tiene un peso muy importante, como todos los lectores saben, Bob Dylan. A finales de los 70-principios de los 80, el cantautor publicó una trilogía de discos religiosos, en el que solo hay uno bueno -el primero: Slow train coming– y dos mediocres –Saved y Shot of love-.

Dicen los sociólogos -y algunos sacerdotes críticos, como el sabio José Navarro, en su libro La sociedad está alienada, ¿quién la desalienará?– que la Iglesia tiene, entre muchos otros, un problema de comunicación gordo. En algunas canciones de Saved y Shot of love, Dylan peca de fanatismo -el cristianismo de Dylan no es católico, sino más bien evangelista-, abusa de los coros ‘gospel’, la temática se hace muy pesada… Pero en este rosario adoctrinante hay algunas joyas, como la que vamos a escuchar este Sábado Santo.

“In the garden” se encuentra en Saved. Quizás sea la canción más destacada de este LP. Habla de la necedad humana que tuvieron los contemporáneos de Jesucristo ante su figura. Quizás esta necedad podría aplicarse a los cristianos actuales, yo incluido -excluyo a agnósticos y a ateos de esta tesis: el asunto no va con ellos-. En fin, no soy un buen analista religioso -ni ganas: no es lo mío-, así que voy a dejarles un par de estrofas de la canción, para que juzguen ustedes mismos.

Cuando vinieron a por Él en el huerto,
¿lo sabían ellos?
Sabían ellos que Él era el Hijo de Dios,
¿sabían que Él era el Señor?
¿Escucharon cuando Él le dijo a Pedro:
“Pedro deja tu espada”?
Cuando vinieron por Él en el huerto,
¿lo sabían ellos?

(…)

Hablaron en contra de Él,
¿se atrevieron?
La multitud quería hacerlo Rey,
poner una corona sobre su cabeza.
¿Porqué se marchó Él secretamente
a un lugar tranquilo?
Hablaron en contra de Él,
¿se atrevieron?

Saludos desde la redacción.

Comenta con tu usuario de Facebook

comments

Jesús F. Úbeda

Jesús Úbeda nace en 1989 en Ciudad Real. En 2006 se traslada a Madrid, donde vive. Licenciado en Periodismo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Al utilizar nuestro sitio web, usted consiente el uso de cookies de acuerdo con nuestra política de cookies. Obtenga más información sobre: cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies