¿Cuánto cuesta ver a los Rolling Stones en Madrid?

rolling-stones-madrid

Quizás fuera el de los Rolling Stones en Madrid uno de los conciertos más esperados por quien les escribe. Más, desde que Julián Ruiz, de El Mundo, días antes de insinuar en una noticia que Mick Jagger provocó el suicidio de su novia -la semana pasada falleció la diseñadora de moda L’Wren Scott-, adelantara que la banda inglesa actuaría en la capital regida por Ana Botella. Ruiz, madridista enfurecido, atinó a medias: él dijo que los Rolling actuarían en el Calderón; el show se celebrará, Dios mediante -me encanta esta arcaica expresión-, en el Santiago Bernabéu.

La semana pasada se confirmó el concierto de los Rolling. Las entradas se podrán adquirir a partir del miércoles 2 de abril. A las 10 de la mañana se ponen a la venta. Quienes puedan ir al concierto deberán darse prisa, porque, en general, las entradas para los conciertos de los Rolling se suelen agotar en 20 minutos. Y digo “quienes puedan”, utilizando la tercera persona del plural, porque, ay, lamento, servidor no puede permitirse tal capricho. ¿Cuánto cuesta ver a los Rolling en Madrid? 85, 105, 125 y 225 euros para las entradas de asiento reservado; 99 euros, para las entradas de pista, y ya, si eres amigo de Willy Bárcenas y/o desayunas leche de ballena azul, pues puedes soplar 199 euros para una entrada de pista premium (no sabemos si incluirá un masaje tailandés).

¿Es caro ver a los Stones? Barato no es, desde luego. Sin embargo, entiendo que las entradas para ver a sus ‘Satánicas Majestades’ sean tan caras: al margen de todos los gastos que debe conllevar montar un sarao de tales proporciones, está el asunto del IVA cultural. El 21% de lo que recauden Jagger, Richards, Watts y Woods va para el bolsillo de Montoro, perdón, para las arcas del Estado -Sanidad, Educación, rescatar bancos, etcétera-. Me aburren las tertulias que orbitan en torno al 21% del IVA, pero sí debo reconocer que, artísticamente, ya le he visto las orejas al lobo: el IVA está espantando a los más grandes de España. Dos ejemplos: 1) El año pasado, Leonard Cohen no es que hiciera ya una gira europea, sino que hizo una mundial. ¿Parada por España? Inexistente. 2) Bob Dylan se sube a su caravana (¿cuándo se ha bajado?) para hacer un tour por el Viejo Continente en un par de meses. ¿Conciertos en nuestro país? Ni uno programado (al menos, hasta el momento).

Total, que entiendo con resignación alienante que los Rolling Stones cobren esos pastizales por entrada, y asumo/asumid, que, a menos que seáis mileuristas (jojojo, qué humor negro el mío), o bien que tengáis algo ahorrado, o bien que os den la pasta vuestros padres, o bien que os haga un regalo vuestra novia o algún amigo, precarios del mundo: jamás podremos ir a un concierto de los Rolling Stones.

Comenta con tu usuario de Facebook

comments

Jesús F. Úbeda

Jesús Úbeda nace en 1989 en Ciudad Real. En 2006 se traslada a Madrid, donde vive. Licenciado en Periodismo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Al utilizar nuestro sitio web, usted consiente el uso de cookies de acuerdo con nuestra política de cookies. Obtenga más información sobre: cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies