Nacho Vegas, su último videoclip y su casting de extras fracasados

Vegas, en el videoclip de "Actores poco memorables"
Vegas, en el videoclip de “Actores poco memorables”

Nacho Vegas, el último gran cantautor para todos aquellos que huimos del género somnífero, pedante y retrógrado, viene de vuelta a la palestra y lo hace con una vuelta de tuerca a su trayectoria discográfica, muy marcada siempre por las letras tétricas, oscuras y descaradamente personales, en un disco cargado de temática social desde la perspectiva de un cronista que bebe de las fuentes de agua negra, de los boxes de las zonas sucias…

Los que seguimos a Nacho desde, más o menos, sus comienzos (yo, personalmente, desde aquel Cajas de música difíciles de parar, influenciado por nuestros amigos de Factotum Madrid) estamos acostumbrados a unas canciones en primera persona que reflejan, con la crudeza del desesperado, crisis emocionales, infiernos interiores y tormentas eléctricas en el corazón. Tanto es así que, cuando uno escucha al Nacho Vegas previo a este próximo trabajo, siente todo ese cúmulo de sensaciones en sus propias carnes, metiéndose tanto en el papel que nos narra en sus canciones de un modo en el que la oscuridad y el dolor se pueden tocar con las manos, y agarrar, y restregar por el cuerpo…  ¡Y qué preciosamente dolorosas eran algunas de esas canciones!

Después vinieron discos con un contenido más luminoso como La zona sucia, en el que el desamor se trata de un modo menos pesimista y en cuyas canciones, el protagonista acepta la derrota sin dramatismo. Un nuevo plan para una idéntica estrategia.

Ahora, dos años después de su última entrega, el EP Cómo hacer crac, vuelve un Nacho remodelado. Fiel a su modo de usar lenguaje y convertirlo en canción de alta calidad literaria pero con una renovación de contenidos. Resituación, que es como se llama el susodicho trabajo, nos presenta a un Nacho protestón y comprometido, de vuelta a los orígenes de la canción de autor pero con una particularidad: es Nacho Vegas, no va a hacer algo que se parezca a lo que han hecho otros en estos ámbitos.

La canción que nos presenta lleva por título “Actores poco memorables” y no podía ser más irónico y mejor escogido, ya que en esta canción su autor nos presenta a varios personajes que bien podrían ser nuestro vecino de arriba, la dependienta de ultramarinos, el madero que te registra en las redadas del peor antro que frecuentas o la tía modosita del barrio que parece no haber roto un plato. Nos describe, uno a uno, a todos estos participantes del casting a ciudadano modelo (no sé si a Ana Botella se le habrá ocurrido ya la idea de organizarlo) para, de este modo, retratar el cinismo y la hipocresía de este mundo de caretas, de apariencias y de poca transparencia. Escuchando la canción se me viene a la cabeza aquella obra de Calderón de la Barca: El gran teatro del mundo, porque al fin y al cabo todo es mentira y cada uno es protagonista de esta larga, y a veces agónica, película que llamamos Vida.

El videoclip de “Actores poco memorables”, escrito por Sr. Paraguas y dirigido por Sofía Castejón y Juan Tizón, nos presenta una vez más el surrealismo de algunos textos de la obra de Vegas, un surrealismo que no dista tanto de la realidad. Realmente, ¿hay algo ya que nos pueda parecer surrealista?

Merece la pena verlo más que describirlo. Una de las cosas que me han quedado claras es que Nacho no se llevará el Goya al mejor Actor Revelación, pero ni falta que hace, nosotros le queremos cantando. Y que dure mucho.

Comenta con tu usuario de Facebook

comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Al utilizar nuestro sitio web, usted consiente el uso de cookies de acuerdo con nuestra política de cookies. Obtenga más información sobre: cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies