Hablando con Extremoduro: “Los grupos tributo son un indicio de lo mal que está la música”

Cantera, Robe, Iñaki y Miguel
Cantera, Robe, Iñaki y Miguel

A estas alturas, dos días después de haberme acreditado para el evento, aún no sabría explicar, con la lógica necesaria, cómo narices conseguí abrazarme y hablar, en el mediodía del miércoles, con Robe Iniesta, líder de Extremoduro. Fuera de micrófonos, le conté una batallita: “La primera vez que os escuché estudiaba cuarto de primaria. Me dejaron el Iros todos a tomar por culo, y mis padres, al ver el título, me lo escondieron”. Respuesta de Robe: “¡Se asustarían! Dirían: ‘Cómo va a salir el niño'”. Quiero decir que, plantarme ante Robe, lo considero un privilegio por dos motivos: 1) por la admiración que le profeso, tocante con la idolatría; 2) por su alergia a los periodistas.

Uno consiguió plantarse en una rueda de prensa de Extremoduro a través de dos vías no convergentes:

1) Por un lado, mantenerme en contacto constante con la oficina de prensa de la banda, dando el coñazo con muchos de los textos que uno publica sobre el grupo, sirvió para que una compañera de esta oficina de prensa me acreditara sin ningún tipo de problema.

2) Gracias a un periodista de LD, Carmelo Jordá, quien fue el primero que me contó el asunto.

Precisamente en LD he contado cómo se desarrolló la rueda de prensa. Aquí, en Acordes Modernos, vamos a exponer, en formato ‘entrevista’, las preguntas que nosotros le hicimos a Extremoduro -sobre todo, a Robe- y las respuestas que nos dieron. Fuimos el medio que más preguntó -eramos muy pocos periodistas, y había que aprovechar la ocasión- y, bueno, que empiece el rock&roll ya.

 

Extremoduro, con ‘Acordes Modernos’

 

Jesús: ¿Qué tiene que tener una canción para ser incluida en un directo, y no en un disco? Se me vienen a la cabeza “Mezclar agua con sed”, o la más reciente, “Contra todos”.

Robe: No se trata de que tenga que tener unas cualidades, sino de que hay canciones que, bueno, como la de “Mezclar agua con sed”: era una canción que íbamos a meter en un disco. Al final no la metimos, luego la estuvimos haciendo en directo, pero luego no nos gustaba tanto… No se trata de que tenga que tener unas condiciones. Tampoco tenemos una manera muy clara de hacer las cosas. Nos apeteció tocarla entonces, y nos apetece también que la gente, cuando va a los conciertos, se encuentre alguna sorpresita. Que no sea todo oír lo de los discos. Yo creo que mola ir a un concierto y encontrarte con una canción que no conoces.

J: ¿Y “Contra todos”?

DSCN2638R: La de “Contra todos” es un caso aparte. Es una canción que saldrá un día de estos. Me apetecía tocarla, a todos, pero principalmente a mí. De eso ya os hablaré en otro momento si no me cabreáis hoy mucho y nos volvemos a ver, que supongo que sí. Sí que tengo muchas canciones ahora, y cuando acabe la gira, las sacaré aparte de Extremoduro, con otra gente. Pero eso os lo digo simplemente, lo olvidamos, y cuando llegue el momento de hablar de ello, lo contaré. Esas canciones no van a ser con Extremoduro, sino con otros músicos. ¿Temáticas? Las mismas que suelo utilizar. Serán diferentes porque llevarán otro tipo de instrumentación.

J: Vosotros defendéis el “rock transgresivo”. Pretendéis hacer pensar. ¿La música que se hace últimamente, cómo la valoráis en este sentido?

Iñaki AntónEstamos acostumbrados a que nos den todo de usar y tirar, música de consumo no solo en su construcción, sino en su formato: cómo la bajamos, acumulamos, sin calidad, sin más propósito que el almacenamiento por sí mismo. Yo, lógicamente, pienso que la cantidad va en contra de la calidad, por lo general. Yo estoy muy acostumbrado a ver un contenido de letras y un contenido musical muy vacío. Es una tendencia que, ojalá, se revierta, y la gente que estamos en esto, nos acostumbremos a trabajar en ello.

J: ¿Vais a tocar La ley innata, como en la última gira?

R: No lo tenemos claro. Es una canción que dura mucho, y quizá hagamos lo que hemos hecho con “Pedrá”: tocamos un trocito, vamos a otra parte, hacemos como una nueva unión… Tocarla entera… Cada vez hay más discos, más canciones, y comerte 40 minutos… Parte tocaremos, seguro.

J: ¿Cómo valoráis ese trabajo dentro de vuestra trayectoria?

R: Eso sí nos marcó. Hacer “La ley innata”, la letra, la música… De eso aún no nos hemos recuperado. Fue un curro, una locura. Es como si los 5 años que pasaron antes en los que no compusimos nada, como si de repente saliera todo, pero todo al mismo tiempo. ¿Cómo lo valoramos? Nos dio mucho trabajo, y las cosas que al final le gustan a la gente y que te dan mucho trabajo, las recibes con mayor satisfacción. Creemos que es un trabajo chulo. Nos costó mucho, y ahí está.

J: ¿Cómo contribuyen Miguel y Cantera en el proceso de creación de las canciones?

Cantera: Metemos lo que nos van pidiendo. Vamos oyendo. Hay una idea principal, y luego, pues esto mola, esto no mola… Por ahí va todo.

I: Cuando una canción va al local, hay veces que tenemos como grupo una idea muy clara, y luego acaba en una cosa muy diferente. Cada uno, tocando, aporta su visión, su interpretación, y eso modifica la canción.

J: Sobre las bandas nuevas: ¿creéis que habitan en un ecosistema más difícil que hace unos años? Las salas pagan poco cuando no cobran, no hay financiación…

I: ¿Pero ha habido alguna vez financiación?

R: Sí que la había -a Iñaki-. Cuando las casas discográficas todavía funcionaban, alguna ayuda tenían. Cuando las bandas cogían una discográfica, tenían buena parte del camino hecho. Ya lo anunciamos hace mucho tiempo, con todo el rollo de la piratería, que se iba a notar. Y hoy se está notando. Y hay grupos buenos a los que les cuesta mucho más trabajo que antes salir. Y la prueba la tienes en que los poquitos grupos de rock que han salido en los últimos 10 años y estén viviendo de la música y tengan su sitio ahí, un indicio de ver cómo está la cosa es ver todos los grupos tributo que hay. Eso es un indicio de lo mal que está la música. ¿Por qué están triunfando tanto? Muy sencillo. La gente prefiere ir a un concierto en el que las canciones que se tocan le suenen y las pueden cantar, que ir a un concierto de un grupo, aunque sea muy bueno, porque no conocen ninguna canción. Ahora no hay una promoción de los temas. Sí, hay muchísima música en Internet, muchísima, pero hay muchos grupos nuevos a los que les cuesta muchísimo darse a conocer. Las canciones no se sacan adelante. Antes, las discográficas, con dinero, se ocupaba de poner las canciones en sitios, hacías conciertos y tenías tus discos en las tiendas. Ahora, la discográfica no te hace ningún tipo de promoción. Apenas ni distribución.

I: Ni grabación. Sin justificar los métodos con los que te trataban antes las discográficas, en los 80 y 90, sí está claro que tienen una función.

R: La difusión.

I: Que los grupos grabaran sus temas con una cierta calidad…

R: Las grabaciones se pueden seguir haciendo. Pero no hay difusión. Haces una difusión buena, pero como mucho la metes en Internet.

I: Exceso de información. Tiempos modernos.

J: Has hablado de los grupos tributo. Extremoduro, solo en España, tiene 3 o 4. ¿Qué os parecen?

R: Mira, he venido de buen rollo, y no quiero quedar como un tío Gilito o como un cabrón. Siguiente pregunta -risas-.

Comenta con tu usuario de Facebook

comments

Jesús F. Úbeda

Jesús Úbeda nace en 1989 en Ciudad Real. En 2006 se traslada a Madrid, donde vive. Licenciado en Periodismo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Al utilizar nuestro sitio web, usted consiente el uso de cookies de acuerdo con nuestra política de cookies. Obtenga más información sobre: cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies