“All tomorrow’s parties”: la canción de la Velvet Underground que más gustaba a Andy Warhol

Andy Warhol, junto a Lou Reed
Andy Warhol, junto a Lou Reed

Utilizo a diario el Metro de Madrid como medio de transporte, sobre todo, para ir a trabajar. En general, salvo que algún músico indio de esos que tocan “The sound of silence” o “Solo le pido a Dios” con una flauta de pan me interrumpa, siempre leo. Por ejemplo, hoy me he terminado un UmbralLas Respetuosas, en concreto. El caso es que los seres humanos, que somos animales, mamíferos, primates, etcétera, nos guiamos, también en parte, por instintos. Así, de vez en cuando, interrumpo la lectura para fijarme en algo que haya visto y que me haya llamado la atención, o para escuchar alguna conversación que me parezca interesante o llamativa.

Este lunes, mismamente, en la estación de Avenida de América, se han montado en el vagón que yo iba un par de chicas que serían de mi edad, intuyo. Estaban bastante buenas -de ahí la distracción ante la lectura- y hablaban de la Pasarela Cibeles -que ahora se llama Mercedes-Benz Fashion Week Madrid, cosa que no me extraña en esta época, en la que a hacerse fotos a uno mismo se le llama ‘selfie’, y gilipolleces así-. La más guapa le decía a la menos guapa -ambas eran bellas princesitas-, con razón, creo, que lo de las pasarelas es como muy bluff, que hay prendas que no se las pondrá ni Cristo, que dónde va una con un tucán muerto sobre los hombros. La otra se iba por peteneras y apuntaba que tenía que renovar su fondo de armario, que su ropa era “vintage en mal sentido” -esto me ha gustado, no sé de qué modo, pero me ha gustado- y que este fin de semana se pasaría por Lefties, que hay segundas rebajas.

En estas, que mi cerebro se ve asaltado por una canción de la Velvet Underground, y en esa especie incontrolable de Spotify anatómico que todos y cada uno tenemos, suena la canción de la citada banda que más gustaba a Andy Warhol, “All Tomorrow’s Parties”, incluida en el disco inicial del grupo, The Velvet Underground & Nico -ilustrado, precisamente, por Warhol, con el famoso plátano pop-. Golpe, pum, pandereta, piano efervescente, y Nico, musa germana, cantando de modo hipnótico los versos compuestos por mi venerado Lou Reed: “And what costume shall the poor girl wear / to all tomorrow’s parties”. Qué joya.

En “All Tomorrow’s Parties”, Lou Reed plantea una serie de preguntas sobre el vestuario que una “pobre chica” utilizará en una próxima fiesta. Su protagonista no es ninguna modelo, sino una mujer atormentada que lleva “un vestido usado de quién sabe donde”. El cantante y compositor neoyorquino escribe: “¿Y qué hará con los harapos del jueves / cuando llegue el lunes? / Volverá a ser el espantajo del domingo y a llorar detrás de la puerta”. Y, poco después: “¿Y qué vestido se pondrá la pobre chica / para ir a todas las fiestas por venir? / Porque el hijo del jueves es el espantajo del domingo / por quien nadie se lamentará”. Finaliza: “Una mortaja ennegrecida, / un vestido usado / de harapos y sedas, un atuendo / adecuado para sentarse y llorar / por todas las fiestas por venir”.

En realidad, Reed se inspiró en la fauna social que pululaba por los pasillos de The Factory, el estudio de arte fundado por Warhol. Posteriormente, el lugar también se vio reflejado en la que es, quizás, la canción más famosa del genial letrista: “Walk on the wild side”.

Y yo, por mi parte, me compro la ropa en Zara. Llamadme capitalista si queréis, pero sin pasarse.

http://youtu.be/CrRVaYF-O4U

Comenta con tu usuario de Facebook

comments

Jesús F. Úbeda

Jesús Úbeda nace en 1989 en Ciudad Real. En 2006 se traslada a Madrid, donde vive. Licenciado en Periodismo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Al utilizar nuestro sitio web, usted consiente el uso de cookies de acuerdo con nuestra política de cookies. Obtenga más información sobre: cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies