“Buscando una luna”: el pistoletazo de salida del ‘primer gran disco’ de Extremoduro

Robe Iniesta, en 1997
Robe Iniesta, en 1997

La primera vez que vi a Extremoduro en acción -hablo de ‘ver’, no de ‘escuchar’- fue poco antes de que publicaran Yo, minoría absoluta, en un concierto no editado en condiciones que se celebró en Las Ventas en 1997, cuando la gira de Agila, su primer trabajo grabado en condiciones. Al Robe ya lo acompañaban Cantera a la batería y Uoho a la guitarra solista -del bajista, no me acuerdo, pero sé que no era Miguel-. Arrancaba el ‘show’ con “Sol de invierno”, y continuaba por “Buscando una luna”, el tema con el que arranca el disco anteriormente mencionado.

Dicho concierto lo podemos ver aquí:

El Robe -“ay, el Robe”, que me decía Krahe– aparece con su estética habitual: descamisado y con un faldón folclórico. Me gustaba mucho el casco cutre y extraterrestre que llevaba, con dos antenas parecidas a la de la tele de Los Simpson, y también me llamaba la atención el micro de agente policial con el que cantaba, moviéndose constantemente, mezclando salvajismo con clase, con esa pose tan suya que tan poco tiene que ver con el postureo ‘tuitero’, sino con una actitud, un modo de vida.

Creo que “Buscando una luna” ha sido incluida en todos los directos -audio y vídeo- que la banda ha editado ‘oficialmente’ -el disco Iros todos a tomar por culo, y los DVDs Gira 2002 y el que acompañaba a Yo, minoría absoluta-. He estado en tres conciertos de la banda, y creo recordar que solo la tocaron en uno -en la gira de La ley innata, en Ciudad Real-.

Opino que “Buscando una luna” es una de las canciones más significativas no solo para el público de Extremoduro, sino para el propio grupo. Es el pistoletazo de salida a un disco muy bien hecho. Los anteriores trabajos estaban muy bien, pero su sonido era mejorable. Robe siempre ha apuntado a las discográficas como culpables, quienes siempre metieron prisa. Las grabaciones, hasta Agila, fueron, como mínimo, imprecisas. En cambio, en este disco toma las riendas el Uoho, un guitarrista, un músico, un productor maravilloso, y el barniz se nota.

“Buscando una luna” -líbreme Dios de interpretaciones- mezcla intimismo con desamor, nostalgia y borracheras, aunque también hay optimismo: “¡Que no, que ha sido un momentito sólo de bajada ¡Que aquí no pasa nada!”. La canción está muy bien, versos de Machado incluidos:

Llanuras bélicas y páramos de asceta
-no fue por estos campos el bíblico jardín-
son tierras para el águila, un trozo de planeta
por donde cruza errante la sombra de Caín.

En fin, termina mi rollo macabeo y escuchamos la canción.

http://youtu.be/TJQIAOtnfC0

Comenta con tu usuario de Facebook

comments

Jesús F. Úbeda

Jesús Úbeda nace en 1989 en Ciudad Real. En 2006 se traslada a Madrid, donde vive. Licenciado en Periodismo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Al utilizar nuestro sitio web, usted consiente el uso de cookies de acuerdo con nuestra política de cookies. Obtenga más información sobre: cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies