Bon Jovi en el Calderón: entre el Plan Marshall y la caridad cristiana

bon-jovi-calderonacordesBon Jovi se sitúa entre el Plan Marshall y la caridad cristiana, entre el “pobrecitos, necesitan ayuda” y el bálsamo artístico. En la noche del jueves, mientras Krahe actuaba en el Café Central, la banda de Nueva Jersey provocaba el desgañito, el desgarro vocal y el salto eterno de 50.000 personas en el Vicente Calderón, extemplo de Radamel Falcao –lo siento, Antonio, pero soy merengón y tengo que meter el dedo en la llaga-.

El grupo liderado por Jon Bon Jovi tocó sin cobrar: pese a que los tickets no fueron gratuitos, el precio de las entradas no superó los 40 euros. Genial estrategia para colgar el cartel de “no hay localidades”, mientras artistas como Sabina y Serrat, el año pasado, suspendían conciertos. BJ describe esto como un “gesto de amor”. Curiosamente, cuanto más llenas están las arcas del dinero, más amor se puede repartir. Viva el comunismo amoroso y musical del libre mercado.

Jon Bon Jovi ha resultado ser mucho más paternalista de lo que creía. El líder del grupo encarnó a la perfección los valores estadounidenses –que no “americanos”, que luego siempre hay alguien del otro lado del charco que se me encabrona- de “familia” y “patria”. Por ejemplo, sus primeras palabras fueron las siguientes: “Buenas tardes, mi familia especial. Os doy las gracias por vuestro apoyo durante todos estos años. Estamos con vosotros y vosotros estáis con nosotros”. También vestía una cazadora a lo Capitán América, sustituida después por otra de la selección española de fútbol, que ha llegado a la final en un torneo en el que también ha participado Tahití.

Por lo demás, el concierto estuvo bastante bien. Ya saben que no estoy hablando de mi banda favorita, pero en mi opinión, Bon Jovi cumplió. Un concierto en el que suenan himnos como “You give love (a bad name)”, “Runaway” o “It’s my life” no puede ser malo. Además, finalizaron con “Always”, canción negada al público portugués –el día antes actuaron en Lisboa-.

Aunque sea por pena, yo soy de los que quiero que vengan artistas de la talla de Bon Jovi a nuestro país. No veáis la que tengo liada ahora con Dylan, que si quiero ir a disfrutarlo en directo, tengo que marchar a Milán.

Comenta con tu usuario de Facebook

comments

Jesús F. Úbeda

Jesús Úbeda nace en 1989 en Ciudad Real. En 2006 se traslada a Madrid, donde vive. Licenciado en Periodismo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Al utilizar nuestro sitio web, usted consiente el uso de cookies de acuerdo con nuestra política de cookies. Obtenga más información sobre: cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies