Santy Pérez y su banda devoran el Honky Tonk

santy-honkySanty Pérez se retrasó, como de costumbre, el pasado sábado en la sala Honky Tonk de Madrid. También, como de costumbre, mostró un repertorio muy generoso y extenso. Acompañado de una banda formada por un baterista, un bajista y un guitarrista –Miguel Sempere, muy bueno, oyes-, dio un concierto muchísimo más serio que el que yo presencié en Coslada hace unos meses. Pese a sus coñas constantes dio un concierto muy responsable.

Pérez arrancó con un triunvirato potente y rockero: “Miss Vallecas 2010”, “Mi nariz” y “La pasma de Coslada”. Saltaba como Sabina, al que luego versionó –la única pega que le pondría al concierto; Santy, coño, con el material que tú tienes, que me recurras a terceros, por muy maestros que sean…-. Las dos primeras canciones eran de nueva hornada; la tercera, una habitual, la primera canción que escuché de SP. “Miss Vallecas 2010” me gustó especialmente. Es la historia de una perdedora. Yo sé hacer canciones de perdedores, sobre todo, en primera persona, pero casi nunca de perdedoras. En ese sentido, qué bueno lo que se ha marcado Santy, de verdad.

Santy rockerizó el Charlas de ética para hacer honor a la sala –argumento correcto, pero populista, compadre-. “Canción de amor” fue uno de los temas que más ganó aunque, en este sentido, yo me quedo con los dos bises finales –porque hubo mucho bis-: “La música no da de comer” y “Carpe diem”. Admiración o envidia sana, no sé; sí sé que me hubiera gustado mucho haberlas hecho yo.

También hubo una parte acústica y relajada, y canciones que no se sabían sus músicos –“Euforia”, muy silviorodrigueresca-, y un ska muy rojo y bailable –“Canción protesta”-. Si me salen las cuentas, Santy tocó como una veintena de canciones. Repertorio denso y largo y responsable. A mí me gusta más ese tipo de conciertos que los breves de 45 minutos, en los que hay casi más prisa que música. No puedo ofrecer más detalles por dos motivos: 1) estuve demasiado pendiente de las canciones de Santy; 2) me fui echando hostias del concierto, porque este fin de semana he estado bastante jodido por culpa de una gastroenteritis.

De ahí que no me quedara a las copas, Santy, joder, las cosas que nos debemos.

Comenta con tu usuario de Facebook

comments

Jesús F. Úbeda

Jesús Úbeda nace en 1989 en Ciudad Real. En 2006 se traslada a Madrid, donde vive. Licenciado en Periodismo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Al utilizar nuestro sitio web, usted consiente el uso de cookies de acuerdo con nuestra política de cookies. Obtenga más información sobre: cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies