Sánchez Dragó, Héroes del Silencio y una amiga que se marcha a Nepal

heroes-oracionEstoy leyendo El camino del corazón, novela que quedó finalista en el año 90 en el Premio Planeta (creo) y cuyo autor es Fernando Sánchez Dragó, hoy presente en el anuncio de la concesión, dicho sea de paso, del Premio Príncipe de Asturias a Antonio Muñoz Molina, tan merecido en líneas generales como profesionales.

He llegado muy tarde a la literatura de Sánchez Dragó. Mis amigos con mejor gusto literario, mis “recomendadores” bibliófilos, siempre me habían hablado muy bien de su prosa, de su estilo, de su obra, pero a mí el tertuliano nunca me ha caído bien y, por eso, siempre mantuve las distancias. El camino del corazón es una gran novela. Me como mis palabras sobre el autor y devoro su trabajo.

El camino del corazón trata de un viaje marcopoliano y místico que realiza un tal Dionisio por buena parte de Asia. En la obra, un personaje afirma que Katmandú es la ciudad más hermosa del mundo. Katmandú es la capital de Nepal, donde ha encontrado trabajo una amiga mía que ha estado unos meses esclavizada en Londres, ciudad cada vez más decimonónica y dickensiana, sobre todo, para los españoles.

Mientras escribo este texto escucho El espíritu del vino, mi disco favorito de Héroes del Silencio por canciones como “Tesoro”, “La sirena varada” u “Oración”. En ese LP -reeditado hace poco y con polémica– tiene mucho peso la filosofía oriental, el misticismo indio, Hermann Hesse y su Sidharta y cierta psicodelia hippie, elitista y con estilo. “Oración” es, quizá, el tema más paradigmático del trabajo.

“Pierdo el tiempo pensando en lo esencial
que a veces dejo pasar.
¡cuántos instantes he ignorado ya
capaces de haberme cambiado!

(…)

Siempre hay una disyuntiva
ante la cual siempre hay que elegir,
no queda otra alternativa
rápidamente hay que decidir”.

Me encuentro rodeado de/acosado por una monotemática orientalista y espiritualista que me atrae y me asusta por partes iguales.

Envidio/admiro mucho a Dionisio, el protagonista de El camino del corazón, que por ahora ha visitado Estambul, Erzurum, Bombay, Benarés y Bali. Me faltan 90 páginas para terminarme el libro.

Envidio/admiro mucho a Héroes del Silencio, uno de los tres mejores grupos de toda la historia del rock español.

Comenta con tu usuario de Facebook

comments

Jesús F. Úbeda

Jesús Úbeda nace en 1989 en Ciudad Real. En 2006 se traslada a Madrid, donde vive. Licenciado en Periodismo.

3 comentarios sobre “Sánchez Dragó, Héroes del Silencio y una amiga que se marcha a Nepal

  • el 6 junio, 2013 a las 1:23 am
    Permalink

    si quieres un poco de “misticismo neuronal” tienes que leerte: “Mundo interior – Mundo exterior: Pensamientos y perspectivas del descubridor del LSD” de Albert Hofmann, es muy corto y se lee con gusto. Si tienes problemas para encontrarlo yo te lo dejo 😉

  • el 7 junio, 2013 a las 5:24 pm
    Permalink

    Prepáramelo para la próxima 😉

  • el 5 febrero, 2015 a las 1:04 pm
    Permalink

    la letra que pones es de Senderos de Traición, pero no te ha traicionado el subconsciente, efectivamente El Espíritu del Vino está lleno de citas de El Camino del Corazón. A eso la peña lo llama “plagio”, “fusilar”, etc.
    Yo a la peña que dice eso después de llegar a un libro de la mano de quien compuso un disco de música (letras y sonido) lo llamo “ingrato”, y por supuesto opino que a los ingratos hay que “fusilarlos” sin piedad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Al utilizar nuestro sitio web, usted consiente el uso de cookies de acuerdo con nuestra política de cookies. Obtenga más información sobre: cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies