Leonard Cohen: entre el mosqueo y la esperanza

cohen-sombreroLa primavera pasa, granizada mediante, y la gira de Leonard Cohen se dilata como la pupila del borracho, lenta, segura y firme. Este martes hemos conocido siete nuevas fechas de conciertos que se celebrarán entre el 26 de agosto y el 14 de septiembre en ciudades como Brighton, Manchester o Londres. Los ingleses se van a meter un buen chute coheniano y yo, que soy buena persona, me alegro por ellos.

Del mismo modo que me alegro, faltaría más, por los habitantes de Estocolmo, Oslo, Dublín o Rotterdam. Leonard Cohen se hace las Europas pero, por ahora, pasa de pasarse por la península Ibérica. España y Portugal no figuran en la agenda, el tiempo pasa -y no despacico, precisamente-, uno se impacienta, y empieza a hacer planes inútiles, porque cualquiera se paga un viaje al extranjero para ver al Cohen, si ya de por sí pagar la entrada es un sacrificio del copón -bendito-.

Yo, pesimista de nacimiento, continúo aún con la esperanza de que Cohen se nos venga a cantarnos, como hiciera el año pasado, tan solemne, tan maravilloso, tan mágico y tan inolvidable. 2012 fue mi “Año de Conciertos”: Nacho Vegas, Bunbury, Bob Dylan, Extremoduro, Serrat & Sabina, Leonard Cohen. No sabría decir cual fue mi concierto favorito, porque todos fueron buenísimos y estuvieron a la altura de los artistas que los ofrecieron. Pero, como ya conté, en el único que lloré fue en el de Cohen:

Al acabar la canción inicial, Cohen dio las gracias al público –al que se refirió siempre como “amigos”- y, grave y solemne, dijo: “No sé cuándo nos volveremos a ver, pero les aseguro que esta noche les daremos todo lo que tenemos“. Y vaya si lo hizo: el cantautor canadiense ofreció un concierto que casi duró cuatro horas –con un descanso de veinte minutos en su ecuador, eso sí-.

Venga pronto, maestro. Lo necesitamos. Te necesito.

Escuchemos “Lover, lover, lover”, interpretada en uno de sus últimos conciertos.

Comenta con tu usuario de Facebook

comments

Jesús F. Úbeda

Jesús Úbeda nace en 1989 en Ciudad Real. En 2006 se traslada a Madrid, donde vive. Licenciado en Periodismo.

2 comentarios sobre “Leonard Cohen: entre el mosqueo y la esperanza

  • el 29 mayo, 2013 a las 10:16 am
    Permalink

    Fabuloso, quizás el mejor concierto que he asistido y con mucha pena por no estar hasta el final.

    La próxima en preferente cueste lo que cueste.

    Un abrazo. M.Carmen.

  • el 2 julio, 2013 a las 3:39 pm
    Permalink

    Creo que por aquí el Sr. Cohen no vendrá… Y una de las razones es el iva cultural

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Al utilizar nuestro sitio web, usted consiente el uso de cookies de acuerdo con nuestra política de cookies. Obtenga más información sobre: cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies