Eurovisión o la crónica de un fracaso anunciado

raquel-rosario-eurovisionMalmö (Suecia), nueva arena para el ridículo eurovisivo español, concurso que tanto tiene que ver con lo político, con las relaciones internacionales, con la diplomacia, con el morbo y con el show, y tan poco con lo musical, puramente hablando, claro. Malmö (Suecia), que acoge la 58 edición de la cosa, en la que España será representada por el celtismo cursi, barato y con acento canario de El Sueño de Morfeo, cuya cantante, Raquel del Rosario, guapa y poco más, va a vestir de amarillo y sin amuletos, será porque España es un Estado laico, al menos, formalmente.

España finalista previo pago, para estar -en apariencia: la mujer del César no solo es decente, sino que también tiene que parecerlo- en el denominado Big Five, grupo compueto por Italia, Francia, Reino Unido, Alemania y, cómo no, ese país nuestro con seis millones y pico de parados y trece o catorce ediciones de Gran Hermano.

¿Cuánto nos cuesta Eurovisión? Hace unos días, el director de programas de entretenimiento de RTVE, Carlos Mochales, dijo en El Mundo que eran cuatro perrillas “en relación con lo que supone de audiencia y notoriedad para la cadena”. Eso sí, de datos concretos, olvídense. El último precio conocido se remonta a 2009, cuando Luis Fernández, entonces en la presidencia de RTVE, aclaró que Eurovisión cuesta a la pública española 285.000 euros, cantidad de la que la mayor parte, 224.000 euros, corresponden al canon que se paga a la UER (Unión Europea de Radiodifusión).

Las casas de apuestas dicen que nos vamos al carajo, que el premio se queda por el norte y que España no solo no quedará a mitad de tabla, sino que peleará por salvarse del descenso. En 2010 fuimos penúltimos con Soraya y, en 2011, penúltimos, con Lucía Pérez. El décimo puesto de Pastora Soler en 2012 fue hasta un éxito.

Me da igual quien gane Eurovisión. Yo lo que quería era que, ayer, mi Madrid se llevara la Copa del Rey a sus vitrinas, y nos la quitó merecidamente el Atleti de Madrid.

Lárgate, lárgate, Mourinho, lárgate, canta la afición, todavía escocida.

Comenta con tu usuario de Facebook

comments

Jesús F. Úbeda

Jesús Úbeda nace en 1989 en Ciudad Real. En 2006 se traslada a Madrid, donde vive. Licenciado en Periodismo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Al utilizar nuestro sitio web, usted consiente el uso de cookies de acuerdo con nuestra política de cookies. Obtenga más información sobre: cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies