Los hits del pollito Pío

He perdido una zapatilla de andar por casa y me he dado cuenta de que el mundo no ha cambiado tanto desde que Dylan compusiera “The times they’re a changin'”. No sé si debido al efecto mariposa, no sé si debido a la normalidad del transcurso del día, de la vida o del eterno retorno, salta y me asalta un anuncio publicitario violento y familiar que intenta colarme -y me cuela- un disco “para niños” titulado Los hits del pollito Pío. Hago clic en el banner y compruebo que el ‘track-list’ incluye canciones tan apropiadas para menores como “Die young”, “Gangnam Style” y “Ai se eu te pego”. Luego nos quejamos de que las niñas nos han salido putas.

Yo siempre fui un infante raro, porque mientras la peña del parvulario cantaba “Que llueva, que llueva, la Virgen de la Cueva”, yo me iba por “La del pirata cojo” de Sabina. Pero vamos, que también me sabía la de la Virgen de la Cueva. Los primeros 90 fueron los últimos años de las canciones infantiles ‘puras’, por decirlo de algún modo: luego llegaron los discos de Los pitufos, que chillaban con su voz aguda e insoportable éxitos como “Mayonesa” o “Yo quiero bailar”. Ahí se acabó la inocencia.

Asoma por mi frente una vena conservadora que me lleva a afirmar que el ‘track list’ de Los hits del pollito Pío no me parece adecuado. Al margen de que una canción me pueda parecer mejor o peor que otra, ¿qué es eso de corromper a los infantes con el “Gangnam style”? Pese al concepto de erotismo que puedan tener algunos curas irlandeses o algunos apóstoles apócrifos de Michael Jackson, ver a un menor de 6-7 años bailando en torno a una barra no es erótico. Los Rugrats, por ejemplo. Estos dibujos animados infantiles eran graciosos porque los críos vivían sus aventuras como críos. Pero observar a Angelica comiéndole los morros a Chucky en la puñetera discoteca Palace a ritmo de PSY no sería del gusto de nadie -espero-. Del “Ai se eu te pego”, ni hablamos. Y por último, no creo que a ningunos padres chinos que hayan tenido una niña allá, en el país del Sol Naciente, les agrade que un disco infantil incluya una canción que se tenga por título “Die young”. Hasta ahí podíamos llegar, caray.

pollitopio

Comenta con tu usuario de Facebook

comments

Jesús F. Úbeda

Jesús Úbeda nace en 1989 en Ciudad Real. En 2006 se traslada a Madrid, donde vive. Licenciado en Periodismo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Al utilizar nuestro sitio web, usted consiente el uso de cookies de acuerdo con nuestra política de cookies. Obtenga más información sobre: cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies