Saloufest mientras les dan por ahí a los músicos

Saloufest es un festival que se celebra en Salou. Fíjaos, lo fácil que es explicar este concepto. Te preguntan: ¿cómo describirías la “envidia”? o ¿qué es la “paz”?, y te atascas, pero a la hora de explicar lo que es el Saloufest, la respuesta sale sola.

La cosa cambia si eres un guiri o un borracho y, no digamos ya, si eres un guiri borracho, especie endémica y migratoria del Saloufest: el joven británico llega, se taja, vomita, se mete en un par de peleas y caga en una papelera. Todo ello, multiplicado por 8.500 en el año 2012. Para este año se prevé que la manada de ungulados victorianos aumente, por eso de ser España el paraíso de la fiesta, su Tercer Mundo europeo y la cuna de los vagos, los toros y los males de Europa.

Las discotecas se petan, los bares se llenan, las autoridades lo consienten. ¿Qué más da que nos dejen el pueblo lleno de mierda? Lo importante es que suelten la pasta, aunque luego tengamos que apoquinar nosotros. Las empresas de limpieza también sufren de crisis. ¿Qué menos que echarles una manita? ¿Y si hay heridos? ¿Y si hay destrozos? No se preocupen: hace unos años, George Bush nos enseñó el significado de la expresión “daños colaterales”.

Y mientras, a los músicos, que les den. Los locales cierran. Los músicos no llenan, no dan pasta. Nadie vive de la música, salvo que seas un Pablo Alborán infrahormonado o tengas silicona hasta en el ojete. Lo que hay que hacer es promocionar las discotecas; a las salas de conciertos, que las desahucien, que las sustituyan por un 100 Montaditos o por un La Risueña. Lo importante de un local no es que huela a meados y que provoque las quejas de los vecinos: lo importante es que genere pasta.

¿Al arte? Que le den. ¿Los músicos? ¡Que se jodan! Todos votaron a Zapatero (bueno, todos, menos Julio Iglesias). Ahora que vayan y paguen sus consecuencias. Lo importante es subvencionar, apoyar y fomentar el turismo barato, el chunda chunda y la droga fácil -eso sí, hay que cuidar las formas y hacer campañas y perseguir el tabaquismo, el alcoholismo e interceptar, de vez en cuando, un par de lanchas con unos cuantos kilos de coca-.

Viva el mal, viva el cap… el Saloufest.

Saloufest-Bild

Comenta con tu usuario de Facebook

comments

Jesús F. Úbeda

Jesús Úbeda nace en 1989 en Ciudad Real. En 2006 se traslada a Madrid, donde vive. Licenciado en Periodismo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Al utilizar nuestro sitio web, usted consiente el uso de cookies de acuerdo con nuestra política de cookies. Obtenga más información sobre: cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies