‘The next day’ de Bowie cumple una semana

thenextdaySumergirse en The next day, el último disco de David Bowie, no es moco de pavo… y gracias. Afortunadamente, el artista británico no nos ha servido un plato (musical) de comida rápida. He tenido que escucharlo 5 ó 6 veces para hacerme una idea general a la par que concreta del trabajo, para no quedarme en la mera percepción del “qué bueno es”, asimilarlo debidamente y formarme una buena opinión sobre el disco para conmigo mismo.

No siendo un experto en Bowie, sí que puedo decir que The next day es el mejor disco del británico desde el popero-dancero (pronúnciese esa “c” como una “s” argentina) Let’s dance -hortera en su perfección y perfecto en su horterismo, al menos, para mí-. DB había hecho canciones buenas desde entonces (“The letter” o “New killer star“, por citar un par), pero lo que se dice discos como tal… Permítanme un gargajo.

Luego vino el susto, la desaparición, la reclusión en New York City. Sus fans se estaban olvidando de ser sus fans. Todo el mundo daba a Bowie por muerto (profesionalmente). De repente, pepinazo el día de su cumpleaños: que viene, que viene, chss, chss. The next day, nuevo disco. Los medios de comunicación se hacen eco de la noticia musical más importante del 2013 -ni una gira conjunta de Leonard Cohen o Bob Dylan podría hacer sombra a un notición como el del regreso de DB, las cosas como son-. Se lanza un single para ir abriendo boca, “Where are we now?”, delicioso, profundo, tan berlinés como neoyorquino, maduro. Bowie está sesentón, pero sigue siendo un genio.

Estallan los rumores de gira, los alimenta Visconti (su productor), Bowie se permite el lujo de mostrar gratuitamente el disco en iTunes, la gente chorrea, pide conciertos, Bowie calla, llega el otro single, “The stars (Are out tonight)”, más cañero y andrógino que el anterior (como detalle: en el vídeo, al principio, suena “Plan”, incluida como ‘bonus track’ en el LP).

El 12 de marzo se publica en España, donde no ha calado del todo (en 20 países de todo el mundo, The next day ha sido número 1 en ventas; entre estos, nuestra patria no figura). Y ahora viene, quizás, la decepción para los lectores: no pienso desgranar The next day canción por canción. No soy analista bowieano (o como se diga), y simplemente le transmitiré las sensaciones que -insisto- me ha producido el disco tras escucharlo 5 ó 6 veces.

Arranca con “The next day”, un tema bastante cañero y muy pegadizo; continúa por “Dirty boys”, en el que DB se disfraza de Tom Waits -melódicamente hablando- para volver a ser DB en el estribillo; sigue por “The stars (are out tonight)”, que ya han escuchado; le sigue “Love is lost”, oscura y orgánica; la quinta es “Where are we now?” (también la han escuchado)…

Y me detengo un poco en “Valentine’s Day“, mi favorita. Arranca con un ritmo sencillo que dura unos segundos, se rompe y da paso a la guitarra eléctrica. Su riff es sencillo pero hermosísimo y muy pegadizo, los juegos de voces se intercalan de una manera genial y me atrevería a decir que es la mejor canción que se ha hecho en el mundo sobre esa maldita festividad amorosa y comercial.

“If you can see me” es vanguardista; “I’d rather be high” setentera; “Boss of me”, potente; “Dancing out in space”, horterilla, animada y coral; “How does the grass grow?” podría haber pertenecido, perfectamente, a Heroes; “(You will) set the world on fire” es la más heavy (sin ser heavy, entiéndase); “You feel so lonely you could die” es una bonita balada. El disco acaba con “Heat”, oscura, enigmática -y la canción que menos me gusta-.

Será muy difícil que alguien saque un disco mejor que este en 2013.

Comenta con tu usuario de Facebook

comments

Jesús F. Úbeda

Jesús Úbeda nace en 1989 en Ciudad Real. En 2006 se traslada a Madrid, donde vive. Licenciado en Periodismo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Al utilizar nuestro sitio web, usted consiente el uso de cookies de acuerdo con nuestra política de cookies. Obtenga más información sobre: cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies