La canción que Javier Krahe le dedicó al siglo XX

Dentro de una hora (cinco minutos arriba, cinco minutos…, no, diez minutos arriba: soy español) partiré, atravesando el Parque del Oeste, la niebla y el suelo acristalado -por estar lleno de botellas rotas, nada más- de Ciudad Universitaria rumbo a la Facultad de Geografía e Historia. No es que me haya cambiado de carrera, es que necesito créditos de libre configuración y, bueno, en esa facultad ofrecían un seminario interesantísimo sobre la “Vida cotidiana en la Edad Media”. “Uff, ¡qué plan tan ideal para los próximos tres días!”, pensé, pienso y pensaré hasta el jueves.

Confieso -confieso demasiado- que me apunté, repito, por necesidad. Pero siempre hay un resquicio -en mi caso, milimétrico- de curiosidad, por saber de dónde viene la Humanidad, el lugar adonde vamos… En mi opinión, en estos últimos quince siglos, el ser humano no ha cambiado tanto. Bueno, antes lo habitual no era ver Gran Hermano o tener iPad, sino ir a misa todos los días para evitar el infierno y sufrir la peste bubónica (negra, para el profano)… Lo dicho, estamos casi en las mismas.

“¡Ah!”, pensé, “¡Ah!”, lamenté, porque había golpeado el dedo meñique del pie izquierdo con la pata de una silla. “¡Ah, yo también vengo de un siglo pasado!”. Claro, aquí, muchos de los lectores habéis nacido en el siglo XXI, con la crisis, la burbuja inmobiliaria, un gobierno de Zapatero, etcétera. Pero yo vengo del pasado, del siglo XX. Y, para ilustraros sobre la época -que, bueno, a grandes rasgos, incluyó dos guerras mundiales, un régimen comunista, la invención de la bomba atómica y un par de festivales de Eurovisión para España-, recurro a Javier Krahe, que en su maravilloso disco en directo Cábalas y cicatrices le dedicó esta magnífica canción al siglo pasado.

cabalas-cicatrices

Se llama “Asco de siglo”, y transcribo algunas de sus estrofas. Están muy bien:

Acuérdese el XXI
de lo que ha sido del XX,
qué fracaso,
muerto a los noventinueve,
que ni llegó a ser un siglo,
por payaso.

Dicen, los que lo vivieron, que el siglo pasado
fue una experiencia traumática a más no poder,
que reinaba la ignominia,
dicen que fue un asco de siglo,
con hambres pestes y así.
Asco de siglo,
pero al ver que se les fue,
les da no sé qué.

 

Comenta con tu usuario de Facebook

comments

Jesús F. Úbeda

Jesús Úbeda nace en 1989 en Ciudad Real. En 2006 se traslada a Madrid, donde vive. Licenciado en Periodismo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Al utilizar nuestro sitio web, usted consiente el uso de cookies de acuerdo con nuestra política de cookies. Obtenga más información sobre: cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies