La “maqueta guarra” de Extremoduro

A la prensa se le ha ido la olla con Extremoduro. El lunes o el domingo pasado -lo bueno de escribir desde la opinión en lugar de desde la información es que el margen de error es más amplio o, mejor dicho, no es tan científico- pudimos ver en Internet unas imágenes que pasaban por ser el último videoclip oficial de la banda que lidera Robe IniestaManeras de vivirRolling Stone España, por poner dos ejemplos, daban la noticia a bombo y platillo. Los amantes de la banda dejábamos el enlace de Youtube en las redes sociales. Yo me defraudaba: la canción no sonaba demasiado bien, estaba recortada, faltaba toda la parte final…

Al poco, en la web oficial -o como se apellide- de Extremoduro podíamos leer una “aclaración”, que es la siguiente:

“Escucha la versión oficial de la nueva canción de Extremoduro”:
A lo loco, a lo loco, a lo loco,
a lo loco se vive mejor…
¡Yuju, que me parto el culo!

La productora que hizo el vídeo que hemos usado para empezar los conciertos de la gira tenía permiso del grupo para enseñar su trabajo una vez que la gira finalizara, siempre que difundieran el resultado final. Su trabajo fue hacer el vídeo, pero quizá pensaron que el audio (una maqueta guarra hecha para trabajar con unos tiempos aproximados, no para nada más, pues la música la poníamos en directo), como decimos, quizá pensaron que ese audio era inherente al vídeo como lo es el alma a la persona.
Eso fue un error, y no avisarnos antes de hacerlo público, otro. Pero decir que es “el nuevo vídeo de Extremoduro”, o que es “la versión oficial de la nueva canción de Extremoduro”, como se ha asegurado en ciertos medios (tal vez sea más apropiado decir inciertos medios), es otra cosa. Como poco, es una barbarie, oiga.

Y los medios se llenaron de rectificaciones. Particularmente me sorprendió la primera reacción de Rolling Stone, que suprimió la noticia porque, según ellos, “carecía de sentido hablar de una canción que ya no se podía escuchar” -esto, en mi pueblo, se dice “tapar la mierda con tierra”-.

Extremoduro es, actualmente, no ya la mejor banda de rock de España, sino la más representativa, la que tiene más denominación de origen, más clase, si se prefiere: ya no hay Radio(s) Futura(s), ya no hay Héroes del Silencio, en definitiva, ya no hay nadie a su altura. Con Extremoduro y la prensa pasa -en mi opinión- lo mismo que con el periodismo deportivo: los periodistas fans de la banda pecamos -en esto me meto- de forofos, y al mínimo rumor, catapún, lo soltamos sin apenas contrastar. Eso es un defecto gordo. Puede ser que todo venga del secretismo -acertadísimo- con el que trabajan Robe, Uoho, Miguel y Cantera: en cuanto creemos ver el Santo Grial, en su caso, en forma de disco, canción, concierto o videoclip, en seguida chorreamos y soltamos lo primero que vemos.

Y eso, como este post, tampoco es Periodismo.

Nota: Según Maneras de vivir, “El pájaro azul” se llamará “El camino de las utopías“. Me parece un título muchísimo más acertado para la canción. “El pájaro azul” parece que habla de Twitter…

extremoduro INT

Comenta con tu usuario de Facebook

comments

Jesús F. Úbeda

Jesús Úbeda nace en 1989 en Ciudad Real. En 2006 se traslada a Madrid, donde vive. Licenciado en Periodismo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Al utilizar nuestro sitio web, usted consiente el uso de cookies de acuerdo con nuestra política de cookies. Obtenga más información sobre: cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies