“The only living boy in New York” mientras languidece la Navidad

Cantan lánguidos, añejos y viejunos Simon & Garfunkel, con sus voces tan cuidadas, con su estilo pasteloso, “The only living boy in New York” mientras quien les escribe, “The only living boy in Madrid”, pasea por las calles de la capital, Capital del dolor, que diría Umbral*, capital de manifestaciones, huelgas de mil raleas y transeúntes, más mirones que compradores este año, porque la crisis, a los de siempre, nos aprieta más, nos ahoga más, nos maltrata más, que menos mal que no somos masoquistas, porque si no, con tanto apretón, tanto ahogo ysimon-garfukel tanta hostia, no pararíamos de corrernos, como las malas actrices porno -porque las buenas simulan; se lo digo yo-.

Cantan lánguidos, añejos y viejunos Simon & Garfunkel, que me pregunto yo qué habrá sido de ellos y que si tienen previsto algo para 2013. Hace poco, Paul Simon dio señales de vida, con más de lo mismo, que digo yo y dirá él -por tanto, decimos nosotros- que para qué cambiar a estas alturas de la película, que el grueso de la carrera de uno, el cenit o como lo quieran llamar sucedió hace mucho tiempo, y que para innovar están las nuevas generaciones, no las del PP, que como mucho innovan en jurisprudencia penal -que se lo digan a Ángel Carromero-, quería decir, las nuevas generaciones musicales, que a todo le sacan ustedes punta, oiganvaleya.

Cantan lánguidos, añejos y viejunos Simon & Garfunkel, mientras la Navidad languidece, “The only living boy in New York”. A la vez, quien les escribe, sin entrar a decir si la canción es “buena” o “mala”, porque no es quién para ello, sí que dice que no sabe si le gusta o no, por eso de que es un poco cansina, pero al mismo tiempo agradable, por eso de que su contenido en azúcar es alto, pero al mismo tiempo, te acostumbras a la glucosa, como ocurría en Los Simpsons con el tomaco, ¿se acuerdan?

Cantan lánguidos, añejos y viejunos Simon & Garfunkel mientras la Navidad, como la leyenda de uno, languidece. Martes y 13 los imitaban muy bien.

*Si no recuerdo mal, la capital del dolor en la citada novela es Valladolid, no Madrid, que ahora sí que es la capital del dolor, euro por receta incluido.

Comenta con tu usuario de Facebook

comments

Jesús F. Úbeda

Jesús Úbeda nace en 1989 en Ciudad Real. En 2006 se traslada a Madrid, donde vive. Licenciado en Periodismo.

Un comentario sobre ““The only living boy in New York” mientras languidece la Navidad

  • el 17 febrero, 2017 a las 5:01 pm
    Permalink

    Bueno, leo esto y entiendo que no entiendas ni solo un poco de música ni, seguramente, de poesía. Lo de viejuno, es claro que te llegará, hombre. Espero que con menos cantinelas pseudolíricas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Al utilizar nuestro sitio web, usted consiente el uso de cookies de acuerdo con nuestra política de cookies. Obtenga más información sobre: cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies