Las 10 mejores canciones de 2012 (?)

Si me dieran un CD virgen y me dijeran: “Jesús, escoge las diez canciones que más te gusten de las que han sido escuchadas, por vez primera, en 2012”, yo escogería las siguientes.

El signo de interrogación que incluyo en el titular quiere indicar que, presumiblemente, estas no serán las mejores canciones de este año, caduco y que caduca en nada y menos. Pero sí son las que más me gustan, y como esto es un blog de opinión, pues en ello me escudo.

Una última indicación: las canciones no están ordenadas de “mejor” a “peor”. En este decálogo, no me atrevo a decir “esta es mejor/peor o me gusta más/menos que esta porque”.

Arrancamos, pues:

  • Dr. John; The way the wind blows; New Orleans“. En The way the wind blows, el veterano Dr. John Creaux nos da más de lo mismo: piano, blues, segundas voces muy ordenadas, boogie woogie, y rock and roll añejo. “New Orleans” es una canción que te mete en una máquina del tiempo. Te sitúa en los 60, delante de un grupo repeinado y trajeado, que baila meneando las caderas y la guitarra a un ritmo que, en las discotecas, ya no se lleva. Lamentablemente, la canción no se encuentra disponible en Youtube, por lo que remito a Spotify o a la fuente original, el disco.
  • Bob DylanTempest; “Narrow way”. Estamos ante un blues clásico, agridulce, bailable, constante, nada novedoso, cantable y muy crítico, eso sí, entre líneas. Dylan dice que “este -refiriéndose a EEUU- es un país difícil para sobrevivir, las cuchillas están por todas partes y están destrozando mi piel”. Cómo se nota que su paso por España fue, desgraciadamente, fugaz (y, afortunadamente, maravilloso). Sobra decir que, para un servidor, Tempest ha sido el mejor disco de todo 2012. Tiro a tópicos, lo sé; tiro a lo que más me gusta, lo sé y, precisamente, de eso trata este post. El vídeo, hasta hace nada, estaba disponible en Youtube, pero la discográfica ya ha echado las garras sobre él. Como con “New Orleans”, remito a Spotify o a la fuente original, el disco (insisto: recomendable no, lo siguiente).
  • Neil Young & Crazy HorsePsychedelic Pill; “Born in Ontario”. En general, Psychedelic Pill es un disco maravilloso. Cuenta con tres canciones que superan los quince minutos (Driftin’ back roza la media hora) pero, en ningún momento, el trabajo se hace pesado. “Born in Ontario” es una canción más o menos sencilla, pegadiza, escrita en pareados y con un estribillo muy pegadizo y simplón, pero efectivo.
  • Jack WhiteBlunderbuss; “Sixteen Saltines”. Jack White es un tipo pluriempleado, para envidia de muchos (es miembro de The White Stripes, de The Raconteurs y de The Dead Wheather), pero a mí, como más me gusta, es como solista. Efectiva, potente. “Sixteen Saltines” es, junto a “Hypocritical kiss” y “Take me with you when you go”, la mejor canción de su último trabajo, Blunderbuss. Esta canción, en especial, tiene un deje y un regusto psicodélico que a mí me gusta mucho. El videoclip, buenísimo.
  • Extremoduro“El pájaro azul”. Con toda seguridad, la canción no se llamará “El pájaro azul”, pero un evento de una ONG anónima bien mereció, al menos temporalmente, que la mejor banda de rock español (a día de hoy) decidiera bautizar así a este magnífico tema, con el que arrancaban los conciertos de su (a mi modo de ver) memorable gira, “Robando perchas del hotel”. “El pájaro azul” esta llena de filosofía, de dudas, de ideas, y su melodía es hermosísima. En 2013, casi con toda seguridad, se verá plasmada (por fin) en un nuevo disco de Extremoduro. Yo, con ello, encantado.
http://www.youtube.com/watch?v=cvNxOY7CiaU
  • Los EvangelistasHomenaje a Enrique Morente; “Decadencia”.  Mezclar a Jota y Florent  de Los Planetas, por un lado; a Antonio Arias y a Erik Jiménez, de Lagartija Nick, por otro, y finalmente, verter sobre la obra del último gran cantaor de España, el granadino, el alma, el lorquiano y coheniano Enrique Morente, los dioses lo tengan en su seno, ha dado lugar a una masa musical maravillosa, cuasi perfecta en su objetivo. “Decadencia” es un ejemplo de ello, pero también lo son “Gloria” o “Serrana de Pepe de la Matrona”.  Homenaje a Enrique Morente es un disco sobresaliente, de verdad.
  • Van Morrison; Born to sing, no plan B; “End of the rainbow”. Si quieren escuchar lo último de Van Morrison gratis lo tienen bastante jodido: en Youtube no existe y en Spotify, lo más reciente que figura de este tótem de la música del siglo XX, es un recopilatorio con nada nuevo. “End of the rainbow”, título cursi donde los haya, tiene piano, relax y una interpretación cojonú. En el blog matriz de Acordes Modernos, es decir, Blogpocket, Cambronero hizo una reseñita muy buena sobre el disco en general. A ella les remito.
  • Leonard CohenOld ideas; “Amen“. Es una oración en toda regla que podríamos situar entre los Salmos, el Cantar de los Cantares, y la amarga desesperación del borracho, del resignado, del hombre que no tiene fe en la Humanidad. Pide Cohen que alguien le diga “amén” de nuevo “cuando las víctimas estén cantando / y se hayan restaurado las leyes del arrepentimiento”. Pide Cohen que alguien le diga “amén” cuando “el día haya sido rescatado / y la noche no tenga derecho a comenzar” -¡qué verso, Dios mío, qué verso!”-. Y también pide Cohen que alguien le diga “amén” cuando “la suciedad del carnicero / se lave en la sangre del cordero. / Dímelo otra vez cuando el resto de la cultura / haya pasado por el ojo del camello”. Yo se lo cante, junto a miles de almas, en el concierto que dio en el Palacio de los Deportes de Madrid.
  • Bob Dylan; Tempest; “Soon after midnight”. Repito con Dylan, ¿y qué pasa? Estamos ante una balada que, musicalmente, entra muy bien por los oídos, pero en la que no queda muy claro si el cantautor habla de un amor “con la reina de las hadas” o de un estado de ánimo que oscila entre el miedo, la depresión y la venganza: “Mi corazón es temeroso, nunca está alegre, he estado en el matadero”. “Soon after midnight” es el tema de Tempest que Dylan más ha cantado en sus últimos conciertos. Canción privilegiada en toda regla.
  • Mumford & SonsBabel; “Babel”. La renovación conservadora -es decir, cambiando, pero sin pasarse- del folk está en las buenas manos de este cuarteto británico. Babel es, en su género, un disco perfecto. He escogido la canción homónima porque es la que abre, con fuerza, la veda a un mundo antiguo, maravilloso. “Babel” es una potente y veloz declaración de principios, donde la base de instrumentos de cuerda -guitarras, banjo, mandolinas…- se armoniza con la voz desgarrada de Marcus Mumford.

Comenta con tu usuario de Facebook

comments

Jesús F. Úbeda

Jesús Úbeda nace en 1989 en Ciudad Real. En 2006 se traslada a Madrid, donde vive. Licenciado en Periodismo.

2 comentarios sobre “Las 10 mejores canciones de 2012 (?)

  • el 31 diciembre, 2012 a las 8:22 am
    Permalink

    Muy buena selección. Gracias por compartirlo.

    Un beso muy fuerte. M.Carmen.

  • el 2 enero, 2013 a las 5:04 pm
    Permalink

    Para eso estamos. Gracias a ti, Mari Carmen, y feliz año.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Al utilizar nuestro sitio web, usted consiente el uso de cookies de acuerdo con nuestra política de cookies. Obtenga más información sobre: cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies