En defensa de Ramoncín

Francisco Umbral hablaba bien de Ramoncín. Lo pueden comprobar en La década roja (1993) o en A la sombra de las muchachas rojas (1981), por ejemplo. Ahora, (casi) todo el mundo habla mal de Ramoncín.

El rey del pollo frito cae mal al colectivo, en general. En el imaginario social apenas cuenta con reputación. Nadie admira sus canciones, especialmente, desde que sufriéramos esa versión aberrante, recientemente, del “Come as you are” de Nirvana. Últimamente, Ramoncín solo cae bien en la televisión de los curas, 13-TV, donde ha sido tertuliano –no sé si seguirá siéndolo: no veo la tele de los curas; no veo la tele, casi en general-. Hagamos memoria:

El viernes pasado, el juez de la Audiencia Nacional, Pablo Ruz, citó como imputado al amago de rockero en el marco del caso SGAE, por los delitos de apropiación indebida y administración desleal. Según informa la agencia Efe -y recogen mil medios, como La información-, en una providencia, el juez cita al artista basándose en un informe aportado por la Guardia Civil en el cual se han analizado facturas emitidas por el cantante o por su editora musical Júpiter Musical S.L. al grupo SGAE entre 2004 y 2012, por un valor total de 170.552 euros. Según este informe, se generan dudas sobre la forma de contratación observada y, en algunos casos, sobre la realidad de los servicios o productos por los que el grupo SGAE retribuyó al cantante, han indicado fuentes jurídicas. En cuanto se supo esto, las redes sociales lincharon a Ramoncín.

Hay que tener cuidado a la hora de mezclar churras con merinas, o peras con manzanas, que diría Ana Botella. Por ahora, si de algo es culpable Ramoncín, es de cantar mal y de hacer canciones del montón bajo (para mi gusto, digo). No echemos mierda sobre ningún tipo, por muy mal que nos caiga, precisamente por eso: porque nos cae como una patada en los huevos. En las clases de Periodismo –y supongo que también en las de Derecho- se insiste mucho en la presunción de inocencia –algo que el PP, con las últimas reformas jurídicas, está echando por tierra-. Hasta ahora, Ramoncín solo está imputado, no condenado. Cuidado con los juicios previos, que luego Gallardón va y te sube las tasas.

Dios mío, ¡estoy defendiendo a Ramoncín! Qué bajo estoy cayendo…

ramoncin-imputado

Comenta con tu usuario de Facebook

comments

Jesús F. Úbeda

Jesús Úbeda nace en 1989 en Ciudad Real. En 2006 se traslada a Madrid, donde vive. Licenciado en Periodismo.

Un comentario sobre “En defensa de Ramoncín

  • el 26 diciembre, 2012 a las 12:12 pm
    Permalink

    pero qué dices? y si no le ponemos de malo maligno cómo se van a vender periódicos? tamos locos u qués

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Al utilizar nuestro sitio web, usted consiente el uso de cookies de acuerdo con nuestra política de cookies. Obtenga más información sobre: cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies